14 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

En medio de las discusiones y discrepancias que despierta el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, conocido sencillamente como TPP11, y que se votará este próximo martes 11 en la Sala del Senado, un grupo de dirigentes, entre ellos el ex senador de la Democracia Cristiana, Jorge Lavandero, presentaron un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones para frenar el avance del tratado comercial internacional.

Dicho recurso indica que se estarían vulnerando o amenazando las garantías resguardas y establecidas en el artículo 19 de la actual Constitución.

El ex senador Jorge Lavandero, en conversación con Veritas Capitur, declaró que «la presentación del recurso tiene que ver con que ni siquiera ha sido consultada la Corte Suprema cuando se le quita su jurisdicción y se cambia por tribunales arbitrales, que son tribunales de ficción, no son permanentes y que en un 75% siempre han fallado en favor de las multinacionales. Debido a que los componentes de esos tribunales son los propios abogados de las multinacionales».

Además, señala que «hay otra inconstitucionalidad que no se colocó en el recurso» y que hace relación con que «tampoco se ha consultado a los pueblos indígenas en el norte sobre el establecimiento de las minas y de entregar las responsabilidades sin consultarles a ellos».

«En el medio ambiente ocurre lo mismo. Esto es muy grave, porque no se le puede exigir a las multinacionales que se atengan a disposiciones que permitan a los habitantes a reducir la contaminación» explica Lavandero.

No obstante, para el ex senador, «lo grave de todo esto es que según los economistas Gabriel Palma y Hassan Akram, han señalado que los side letter, o sea los protocolos adicionales, no son válidos en los juicios. De tal manera que Chile quedaría a merced de las multinacionales del cobre y eso sería una super Constitución, por sobre la que se pueda aprobar. Porque aunque se apruebe cualquier cosa al respecto, regiría por sobre la Constitución el TPP11».

En ese sentido, graficó la situación señalando que «Estados Unidos estaba en el TPP12 y se retiró por la misma razón, porque no acepta que tribunales extranjeros puedan administrar justicia al interior de su territorio. Lo mismo hizo Europa».

De acuerdo a lo que observa, indica que «creo que hay dos caminos para solucionar el problema y que no llegue el agua al río. Primero, el Presidente Gabriel Boric (…) tiene la facultad para retirar el proyecto del Senado antes que se apruebe. Y después, si se aprueba, también tiene la facultad constitucional de no publicar el acuerdo porque él es quien constitucionalmente lleva exclusivamente las relaciones internacionales».

«Cuando tiene vicios de constitucionalidad, entonces la Corte podría declararlo o inaplicable o mandarlo al Tribunal Constitucional» concluyó el ex senador Jorge Lavandero.