7 de diciembre 2021

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Las Fuerzas Armadas Sudanesas arrestaron el lunes (25) a varias autoridades civiles, incluido el Primer Ministro Abdallah Hamdok, por negarse a apoyar un «golpe de Estado», anunció el Ministerio de Información, después de semanas de tensiones entre militares y civiles, que han compartido el poder desde 2019.

«Es un golpe de estado militar», denunció la Asociación de Profesionales, una de las organizaciones que lideró el levantamiento de 2019 que puso fin a 30 años de dictadura de Omar Al Bashir en este país de África Oriental, uno de los más pobres del mundo.

Junto con los sindicatos médicos y bancarios, esta asociación pidió desobediencia civil en Jartum, una ciudad que está experimentando una situación caótica, sin internet y con calles llenas de gente en un escenario de gran inestabilidad después de un golpe frustrado del mes pasado.

«Pido a las Fuerzas Armadas que liberen inmediatamente a los detenidos», dijo el enviado de la ONU a Sudán, Volker Perthes, quien consideró los arrestos «inaceptables».

El gobierno de los Estados Unidos, cuyo emisario Jeffrey Feltman visitó el domingo la oficina del primer ministro Abdallah Hamdok, arrestado el lunes, dijo que está «profundamente preocupado y advirtió que cualquier cambio de gobierno de transición pone en peligro la ayuda estadounidense».

La Liga Árabe también expresó su «profunda preocupación» y pidió a todas las partes que respetaran el acuerdo de división de poder.

En un país donde las telecomunicaciones son cada vez más inestables y la televisión estatal fue tomada por las Fuerzas Armadas, solo un canal de comunicación abierta se resistió: los comunicados de prensa del Ministerio de Información publicados en Facebook.

«Los miembros civiles del Consejo de Soberanía de Transición y varios ministros del gobierno fueron arrestados por fuerzas militares conjuntas», dijo el ministerio al principio.

«Después de negarse a apoyar el golpe de Estado, las Fuerzas Armadas arrestaron al Primer Ministro Abdallah Hamdok y lo llevaron a un lugar no identificado», agregó más tarde el ministerio.

En Jartum, los manifestantes llenaron las calles y quemaron neumáticos para protestar contra los arrestos. Al mismo tiempo, hombres con uniforme militar bloquearon las carreteras principales que conducen a la capital y a la vecina ciudad de Omdurman.

Muchos manifestantes se dirigían a la avenida principal del centro de Jartum, donde simpatizantes del gobierno civil organizaron el jueves pasado una muestra de fuerza, con gritos de «revolución», para rechazar lo que ya llamaron el «golpe de estado en curso».

«No aceptaremos un régimen militar. Estamos dispuestos a dar nuestras vidas por la transición democrática», dijo uno de ellos, Haitham Mohamed, a la AFP.

Sudán se enfrenta a una transición política precaria, marcada por divisiones y luchas de poder desde la caída de Bashir en abril de 2019.

Desde agosto, el país ha estado bajo el mando de una administración cívico-militar, responsable de llevar al país a una transición democrática completa bajo gestión civil, con el objetivo de organizar las primeras elecciones libres en tres décadas a finales de 2023.

Pero en los últimos días, la tensión ha aumentado entre las dos partes.

El 21 de octubre, decenas de miles de sudaneses participaron en marchas en varias ciudades para apoyar la transición del poder a civiles y contraatacar una «manifestación» iniciada días antes frente al palacio presidencial de Jartum para exigir el regreso del «gobierno militar».

Uno de los problemas es que el principal bloque civil, las Fuerzas por la Libertad y el Cambio (FCC), que lideraron el movimiento contra Bashir, se dividió en dos facciones. (AGENCIAS)

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA