22 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El 1-0 sobre Coquimbo le despegó de la zona más comprometida del descenso y le brindará cierta tranquilidad para terminar el torneo apelando a la mística que el equipo rescató como virtud principal en el norte tras su semana más conflictiva de la temporada.

La U llegó a enfrentar a Coquimbo tras su peor semana del último tiempo, alterada no sólo por los ruidos de “asonada” en el camarín en contra del entrenador, sino que también crispada por las pugnas directivas que debió salir a controlar el propio financista del club, Carlos Heller. En ese panorama sombrió lleno de “francotiradores” que le disparan al equipo con distintos intereses y que, definitivamente, tienen en la mira al técnico venezolano Rafael Dudamel, los azules se plantaron ante Coquimbo con una actitud aguerrida y en un partido de equipos apremiados por el descenso donde la consigna era “meter y luchar”, imponiendo la vieja mística que le salvó de las peores calamidades futbolísticas.

Es cierto que este Coquimbo que tan dignamente jugó en la Copa Sudamericana se ve agobiado por el trajín y el desgaste fisico de competir en dos frentes simultáneos con un plantel limitado. Pero, aún así, fue un rival duro, que equilibró el trámite en el primer tiempo y en el segundo dio con un cabeazo de en el travesaño que pudo haber cambiado el destino del resultado.

La U expresó cierta supremacía en la cantidad de llegadas ofensivas, con tres cabeazos claros de gol -especialmente uno de Larrivey-, que le pusieron en el umbral de la ventaja. Así como Dudamel acertó con la mantención del chico Contreras en desmedro de Guerra -un proyecto fallido-, la vuelta de Matías Rodríguez a la formación le devolvió mayor volumen de juego por ese costado y no fue casualidad que el gol se generara tras un centro del lateral cuando el encuentro se esfumaba con el empate como broche.

En esta etapa de angustias de la U hasta el gol de Henríquez tuvo un alta dosis de tensión luego que el delantero empujara la pelota casi encima del arco y el juez asistente sancionara offside. Sin embargo, el VAR apuró al juez Cabero y pocos segundos después los azules pudieron liberar un festejo tan merecido como la victoria. En rigor, ese último disparo de Ángelo Henrìquez -quien resucitó como goleador al mismo tiempo que Larrivey cortaba la racha goleadora que salvó tantas veces a Caputto-, despegó a llos azules de los fantasmas del descenso a falta de dos fechas (Union Española y Curicó) y de paso aplacó la “furia” de los francotirados internos y externos que hace rato tienen la estabilidad de U en su objetivo…

PORMENORES

Campeonato Nacional – Fecha 29
Estadio Francisco Sánchez Rumoroso.
Árbitro: J. Cabrero.

Coquimbo Unido (0) Matías Cano; Raúl Osorio, Federico Pereyra, Víctor González; Felipe Villagrán, Jorge Gatica, Benjamín Vidal (21′ Diego Aravena), John Salas (59′ Cristian Zavala); José Aguilera (59′ Joe Abrigo), Lautaro Palacios, Rubén Farfán (46′ Mauricio Pinilla)
DT: Juan José Ribera.

Universidad de Chile (1) Fernando De Paul; Jean Beausejour, Diego Carrasco, Luis Casanova, Matías Rodríguez; Camilo Moya (87′ Sebastián Galani), Gonzalo Espinoza, Jimmy Martínez (70′ Jimmy Martínez); Ángelo Henríquez, Joaquín Larrivey (80′ Cristian Barros), Simón Contreras (87′ Augusto Barrios)
DT: Rafael Dudamel.

Gol: 85′ Ángelo Henríquez (UCH).