6 de diciembre 2021

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Apelando a su orden colectivo y a su solidez defensiva, la selección chilena igualó sin goles con Camerún y clasificó por primera vez a los Juegos Olímpicos.

Por SERGIO ANTONIO JEREZ de El Ágora.

Ya el sábado La Roja femenina había hecho más de la mitad de la tarea. Como visitante en la cancha neutral de Atanlya, en Turquía, superó 2-1 a Camerún en el encuentro de ida del repechaje establecido con miras a los Juegos Olímpicos de Tokio, que parten el 23 de julio próximo. La revancha sería, por ende, una batalla sin pausas, aunque las chilenas tenían la ventaja del primer resultado. Les bastaba, entonces, con ganar o empatar o perder por 1-0, gracias a sus dos conquistas de visita.

Pero estaba claro que ahora sería todo muy distinto al primer choque. Camerún tenía que jugarse el todo por el todo y Chile mantener como fuera su ventaja inicial. Y en ese contexto podía darse cualquier cosa.

Pero al cabo, la historia tuvo un final feliz y gracias a su victoria y al empate sin goles de la revancha, el fútbol femenino chileno estará, por primera vez en su historia, en unos Juegos Olímpicos, en esta ocasión, en la capital japonesa. Será, también, la mayor delegación femenina en la nómina de los competidores que representarán a Chile en la cita más importante del deporte mundial.

Si bien en el primer encuentro el equipo chileno fue superior en todo sentido a un Camerún que respetó demasiado a La Roja, esta vez el equipo liderado por José Letelier debió apelar a su orden colectivo y a su solidez defensiva para conseguir la gloria. Sin embargo, fue presa de la presión constante de las camerunesas y a su control del balón en casi todo el encuentro, aunque en realidad las ocasiones africanas no fueron más que tres o cuatro, porque ofreció más que todo empuje que claridad ofensiva. Anotamos dos y ambas de su jugadora más peligrosa, Nchout Ajara, a los 54’ y 69’.

Con un despliegue elogiable en el mediocampo de Karen Araya y Francisca Lara, la aplicación de las laterales Valentina Díaz y Javiera Toro, el sacrificio de Daniela Zamora para colaborar permanentemente en la fase defensiva, la fortalez de las centrales Carla Guerrero y Camila Sáez y, en especial, la solvencia y seguridad transmitida por la portera y capitana Christiane Endler, La Roja fue cimentando su camino a la gloria, para demostrar que perfectamente las podemos llamar nuestra “generación dorada femenina”.

PORMENORES

Estadio: Arslan Zeki Demirci de Antalya, Turquía.

Árbitro: Katalin Kulcsar (Hungría).

Chile (0): Christiane Endler; Valentina Díaz, Carla Guerrero, Camila Sáez, Javiera Toro; Karen Araya, Francisca Lara; Daniela Zamora, Yessenia López, Yanara Aedo; María José Urrutia. DT: José Letelier. Cambios: 6’8, Yenny Acuña por Urrutia; 79, Daniela Pardo por López.

Camerún (0): Bihina; Mahi Kith, Siliki Edjangue, Estelle Johnson, Ndzana; Brigitte Omboudou, Grace Ngock Yango, Meyong; Aboudi, Nchout Ajara y Nbengono. DT: Alain Djeumfa. Cambios: 59’, Michelle Akaba por Nbengono; 85’, Njolle Ngondja por Mahi Kith.

Tarjetas amarillas: Díaz, López y Pardo (CH); Edjangue, Omboudou y Ajara (C).

Expulsada: 63’, Omboudou (C), por doble amarilla.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA