28 de noviembre 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Este miércoles, dos atentados explosivos provocaron la muerte de un menor de edad y que 14 personas resultaran heridas.

Se trata del primer ataque de este tipo en varios años, por lo que Israel se puso en estado de alerta y las autoridades creen que califica como un «ataque combinado».

Durante la mañana, una explosión remeció un paradero de micro en una de las entradas a la ciudad.

Media hora después se registró otra detonación en otro paradero de buses, específicamente en un cruce de la colonia judía de Ramot, en Jerusalén Este ocupado.

Ambos siniestros habrían sido provocados con artefactos explosivos que contenían clavos y que fueron dejados en los paraderos dentro de bolsas; luego fueron detonados por control remoto.

Es por esto último que la policía local cree que podría ser «un ataque combinado», planeado y ejecutado con detalle.

Tras la primera detonación, un menor de 16 años falleció luego de ser llevado al hospital y 11 personas terminaron heridas (tres están en condición crítica y otro en condición moderada).

En tanto, la segunda explosión dejó a tres personas con heridas leves producidas por esquirlas.

Embajadores de países de la comunidad internacional en Israel y otros representantes internacionales condenaron el ataque, entre ellos Tor Wennesland, enviado especial de Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Medio.

«Condeno los horribles ataques terroristas de hoy en Jerusalén que mataron a un chico israelí de 16 años e hirieron a muchos otros. Mi más sentido pésame a la familia de la víctima», dijo Wennesland por Twitter, donde remarcó que «el terrorismo y la violencia contra los civiles nunca pueden justificarse».