14 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

  • En los últimos quince días quienes trabajan en la Corporación Santiago 2023 el tema financiero y las rendiciones de platas transferidas por el Estado, lograron resolver esta álgida materia respecto a los recursos públicos del 2021 al 2023

Por Pedro Lira Bianchi de Revista El Ágora


En los próximos días se volverá a producir el flujo de dineros desde el Instituto Nacional de Deportes (IND) hacia la Corporación Santiago 2023. La buena noticia la dio a conocer el director ejecutivo del Comité Organizador, Harold Mayne-Nicholls, quien en conferencia de prensa afirmó que con este paso se ponía término al bloqueo de dineros producido el 14 de abril pasado.

Fueron 83 días de incertidumbre, en que, además, se produjo el cambio en la Dirección Ejecutiva de Gianna Cunazza a Harold Mayne-Nichols, la salida de tres altos ejecutivos de la Corporación (Comunicaciones, Finanzas y Comercialización), una alta exposición en la prensa nacional y extranjera, y una apuesta que dio con un resultado alentador, pero no necesariamente definitivo.

A la cuenta bancaria de la Corporación llegarán 91.000 millones de pesos, que junto a los $120.000 millones entregados por el IND en enero del 2023 y a los nuevos $20.000 millones anunciados por Mayne-Nicholls, conseguidos con Dipres en semanas pasadas, totalizan sólo para este año 231.000 millones de pesos, equivalentes a 288,5 millones de dólares (a un cambio de $800), indispensables para financiar la recta final del proceso organizativo de los Juegos de octubre y noviembre.

El depósito de dineros se producirá después que en la plataforma de rendiciones del IND, a la que un ciudadano puede ingresar colocando el RUT de la organización deportiva, aparezca en la columna denominada “PENDIENTE” un “NO” respecto a los años 2021 al 2023. Revisada esta plataforma el domingo en la tarde, los únicos años NO PENDIENTES son el 2019 y el 2020.

Había tanta seguridad en cumplir la meta de haber rendido a la noche del 7 de julio, que Harold Mayne-Nicholls lo había anunciado al diario El País de España el 28 de junio. Esa seguridad y tranquilidad llevó a que la Corporación invitara a los cerca de mil trabajadores de la Corporación a departir en una reunión de camaradería organizacional en el Hotel Sheraton, evento realizado el viernes, en horas de la tarde. Quienes participaron indicaron que fue un acto de unidad y apoyo mutuo para cumplir la meta de organizar correctamente los Juegos de octubre y noviembre.

En el evento tomaron la palabra Harold Mayne-Nicholls; el ministro de Deportes, Jaime Pizarro; la subsecretaria, Antonia Illanes; el presidente del COCH, Miguel Ángel Mujica; el presidente de PanamSports, Neven Ilic; el gobernador metropolitano, Claudio Orrego, y el director del IND, Israel Castro.

INQUIETUD E HISTORIA

A partir de los próximos días, el IND y la Contraloría General de la República (CGR) tendrán un trabajo arduo y no fácil. El equipo de analistas de rendiciones del IND, que se dice ha sido reforzado, tendrá que revisar cada uno de los documentos rendidos por la Corporación para demostrar que las platas fiscales fueron correctamente gastadas en forma y fondo. Según fuentes cercanas al IND, en este equipo cunde la inquietud porque la Contraloría General de la República ya fue crítica al trabajo del IND, cuestión que se pudo ver a través del Informe N°151, de mayo pasado. Por tanto, el chequeo de platas rendidas podría en las semanas y meses venideros producir nuevamente noticias: una posibilidad es que las rendiciones hayan sido todas correctas; otra posibilidad es que existan pocas o muchas observaciones, y también podría haber solicitud de reintegro de recursos.

En conferencia de prensa, Harold Mayne-Nicholls entregó una minuta explicativa de ocho puntos sobre lo que había sucedido con las rendiciones desde el 2021 al 2023.  A través del documento se afirmó lo siguiente:

  1. “El 28 de febrero de 2023, cuando venció el convenio de transferencias del año 2022, que involucraba 49.000 millones de pesos (para gastos operativos), la Corporación tenía un plazo de 45 días para dar cuenta de los gastos ejecutados con cargo a ese convenio”. (Explicación: esos 45 días vencieron el 14 de abril, día en que no estaban hechas las rendiciones y comenzó el bloqueo de platas).
  2. “El no rendir todos esos fondos en los plazos estipulados, significó que el IND bloqueara las transferencias de fondos públicos, lo que comprometió el traspaso de 90 mil millones pendientes para la operación 2023”.
  3. “Es importante destacar que la Corporación había provisionado fondos, por lo tanto, la operación no se vio amenazada”.
  4. “Para poder recibir los fondos pendientes, la Corporación debía cumplir con 4 requisitos mínimos: a) Terminar la rendición pendiente de los recursos utilizados en 2022; b) Subsanar las observaciones del 2021 (mayo-junio-sept.-oct.); c) Subsanar las observaciones del año 2022; y d) Estar al día en lo que va de 2023.
  5. En mayo, la Corporación reforzó su equipo (de Finanzas y Rendiciones) en 11 personas, estableciendo turnos de trabajo para sumar 15 horas diarias de labor administrativa.
  6. El 7 de julio, la Corporación rindió el 100% de estos recursos.
  7. El IND levantó el bloqueo del traspaso de fondos.

Acerca de la minuta de la Corporación entregada, es preciso hacer una aclaración. En el punto 3 se afirma que “la Corporación había provisionado fondos, por lo tanto, la operación no se vio amenazada”.

Es posible que la minuta se refiera, aunque no lo aclara, a fondos provisionados por el sector privado, aportados por empresas que son sponsor de Santiago 2023. La otra posibilidad es que la provisión de fondos haya sido realizada con recursos públicos que haya tenido la Corporación, provenientes de la primera remesa de 120.000 millones de pesos entregados por el IND en enero de este año.

De estos, aún queda mucha plata por usar, pero ésta no se puede gastar en cualquier tema porque en el convenio 2023 entre la Corporación y el IND este fondo está separado en distintos ítemes, los cuales se deben respetar. De lo contrario, puede haber malversación de fondos.

En concreto, de la primera remesa de 120.000 millones de pesos del 2023, hasta la semana pasada sólo se habían gastado entre enero y junio $13.609 millones, equivalentes al 11.3 por ciento. A simple vista, ese porcentaje es una cifra muy baja. Lo anterior hace pensar que la Corporación ha estado poco activa en su gestión, cuestión compleja de entender siendo que justamente los meses previos a cualquier multievento deportivo es el que tiene siempre más recursos debido a que hay mayores gastos.

PERSISTEN DUDAS

Dando por hecho lo informado por la Dirección Ejecutiva de Santiago 2023 sobre el desbloqueo de fondos públicos para esta entidad, sería importante conocer cómo se rindieron algunas partidas que se habían transformados en complejas. Revisemos, entre muchas, tres de ellas.

Primero, hasta el 28 de febrero de 2023, la Corporación no había gastado cerca de 6.000 millones de pesos del presupuesto 2022, los que –según el convenio 2022 entre la Corporación y el IND- se debían reintegrar al Instituto Nacional de Deportes, cuestión que no aconteció. Sin embargo, ahora, el 7 de julio, ese dinero aparece gastado, pero no se sabe en qué.

Segundo, el “gasto” hecho por la Corporación Santiago 2023, en febrero de 2023, a PanamSports y consignado en la factura 07/2023 por un pago a ésta última por US$ 1.673.200 por concepto de traslado y estadía en Chile de los caballares que tomarán parte en los Juegos Panamericanos y por el transporte de los botes, embarcaciones, canoas y kayaks de los deportes de vela, remo y canotaje.

Al respecto, quedan las dudas siguientes: a) ¿Por qué se traspasan millonarias platas a un intermediario (PanamSports) si el servicio que se indica en la factura 07/2023 aún no está prestado?; b) ¿Por qué se hace ese traspaso sin un contrato que respalde ese papel de PanamSports? ¿Entregó PanamSports una boleta de garantía a Santiago 2023 como debe hacerse cuando hay adelantos? ¿Aprobó el Directorio de Santiago 2023 que se hiciese ese traspaso para ese rol de intermediario de PanamSports?

Tercero, la cuota del 2023 que la Corporación Santiago 2023 pagó a PanamSports como derecho de propiedad, pero haciéndolo con recursos del presupuesto 2022 (cuestión que no corresponde y que en las finanzas públicas implica malversar fondos), tendría que saberse cómo se aclaró por parte de la Corporación.

Fuentes que conocer profundamente el devenir de cómo se administran los recursos fiscales en Chile indican que la solución que se ha usado para salir de la suspensión de recursos para los Juegos del 2023 es de corto plazo y carece de información aclaratoria. Estas mismas fuentes concluyen que se estaría pateando la dificultad para adelante, lo que tarde o temprano igual se conocerá.