17 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

En medio del segundo sistema frontal que afecta gravemente a la zona centro y sur del país, se han levantado alertas en relación a los precios de hortalizas y papas ante lo que el ministro de Agricultura, Esteban Valenzuela, confirmó que pedirá a la Fiscalía Nacional Económica (FNE) que abra una investigación por una eventual especulación en los precios de estos alimentos, lo que a juicio del secretario de Estado: «Nada justifica el alza».

Según explicó el ministro en entrevista con Cooperativa, «nada justifica que en una semana un producto clave para los chilenos, que es la papa, que ya está cultivada, ha estado almacenada en diversos lugares de distribución, se esté vendiendo en solo una semana en medio de una catástrofe climática, esté subiendo su precio sobre el 50%».

Cabe recordar que el IPC de julio registró un aumento en el precio mensual de la papa de un 20,2%, acumulando así un alza de 28,6% en lo que va del año y de un 44% en la comparación a doce meses, lo que fue destacado por el INE junto a la carne de vacuno.

De acuerdo a lo observado por el secretario de Estado, «durante un año subió de a poco un 50% por el costo de los insumos del año 2022, pero nada justifica lo que está ocurriendo ahora».

La sospecha del ministro Valenzuela se sustenta en que «además, feriantes, actores, han comunicado de situaciones aparentemente muy anómalas, como la existencia de camiones que no han querido vender, bodegaje que no han querido estar distribuyendo en algunos mercados mayoristas».

En ese sentido, aseguró que algunas empresa de comunas ‘paperas’, como lo son Carahue y Puerto Saavedra en La Araucanía que «compraron a los productores, en torno a 8.000 pesos el saco de papa y están buscando venderlo sobre los 30.000 pesos cuando el país vive esta emergencia».

Por esta razón el ministro de Agricultura anunció que en desde su cartera preparan un informe que enviarán a la FNE para que abra una investigación ante un eventual caso de colusión en el precio de este alimento.

Finalmente, mostró su preocupación por la afectación que deja la magnitud del sistema frontal que llega tras otro de similares características registrado hace 45 días, situación que calificó como «insostenible» y que de llegar un tercer evento de este tipo «puede ser muy dañino para el sector vitivinícola y de exportación».