13 de agosto 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Durante esta jornada, marcada por la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos (EE.UU.), Nancy Pelosi, a Taiwán, que además ha generado distintas amenazas por parte de China, la autoridad norteamericana habló a través de un comunicado, señalando que «la visita de nuestra delegación a Taiwán honra el inquebrantable compromiso de los EE.UU. para apoyar la vibrante democracia de Taiwán», y que «nuestras discusiones con el liderazgo de Taiwán reafirman nuestro apoyo para nuestro compañero y promueven nuestros intereses compartidos, incluyendo los avances en una región indo-pacífica libre».

«La solidaridad de los EE.UU. con las 23 millones de personas en Taiwán es más importante que nunca, cuando el mundo enfrenta una elección entre la autocracia y la democracia». «Nuestra visita es una de varias delegaciones del Congreso hacia Taiwán, y no contradice las políticas mantenidas desde hace un largo tiempo por Estados Unidos» y que su país «se opone a esfuerzos unilaterales para alterar el statu quo», señala.

Previamente, desde el ministerio de Relaciones Exteriores de China habían señalado que les parece «difícil imaginar una acción más temeraria y provocadora» que esta visita, por parte de EE.UU., ante la que el ejército chino advirtió que no se «quedaría de brazos cruzados».

China reclama la soberanía de la isla y considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, luego de perder la guerra civil contra los comunistas.

Esta es la primera visita de un presidente de la Cámara de Representante de EE.UU. a Taiwán desde 1997, cuando el republicano Newt Gingrich visitó la isla, donde, tras desplazarse por distintos países del oriente, Pelosi fue recibida por el canciller Joseph Wu Chao-hsieh y por la directora del Instituto Estadounidense de la isla, Sandra Oudkirk.