27 de mayo 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

  • El dirigente deportivo era fuertemente cuestionado por darle un beso en la boca a la futbolista Jenni Hermoso. La dimisión se produjo sin echar pie atrás, e insistió en que él es una víctima de las circunstancias y de una “persecución desmedida”

Por Revista El Ágora


En un comunicado subido a sus redes sociales, el cuestionado presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales (foto principal), renunció este domingo a su cargo, angustiado y maltratado públicamente luego de besar en la boca a la futbolista Jenni Hermoso luego de la final del mundial femenino.

La futbolista aseguró que el beso fue sin consentimiento, situación que el dirigente negó y llegó a apuntar como culpable a la propia deportista, lo que le generó numerosas críticas.

Minutos antes de anunciar su decisión en Twitter (X), Rubiales comunicó su decisión al periodista británico Piers Morgan y argumentó que su decisión se debe a que ya no puede “hacer su trabajo”.

La declaración señala:

“Hoy he transmitido a las 21:30 al presidente en funciones, Pedro Rocha, mi renuncia al cargo de presidente de la RFEF. También le he informado de que he hecho lo mismo con mi cargo en UEFA para que mi puesto en la vicepresidencia pueda ser sustituido.

“Tras la veloz suspensión realizada por la FIFA, más el resto de procedimientos abiertos contra mi persona, es evidente que no podré volver a mi cargo. Insistir en quedarme a la espera y aferrarme a ello no va a contribuir a nada positivo, ni a la Federación ni al fútbol español. Entre otras cosas, porque hay poderes fácticos que impedirán mi vuelta.

“(…) No quiero que el fútbol español pueda resultar perjudicado por toda esta campaña tan desproporcionada y, sobre todo, tomo esta decisión tras haberme asegurado de que mi marcha contribuirá a la estabilidad que va a permitir que tanto Europa como África sigan unidas en el sueño de 2030, que permitirá traer a nuestro país el mayor evento del mundo.

“Debo mirar adelante, mirar al futuro (…) Tengo fe en la verdad y voy a hacer todo cuanto esté en mi mano para que prevalezca. Mis hijas, mi familia y la gente que me quiere han sufrido los efectos de una persecución desmedida, así como muchas falsedades, pero también es cierto que, en la calle, cada día más, la verdad se está imponiendo”.

En la entrevista, en tanto, dice en inglés que “he hablado con mi padre y mis hijas (…) algunos amigos me han dicho que me tengo que enfocar en mi dignidad y continuar en mi vida. No es una cuestión solo sobre mí, afecta a terceras personas y esto es lo más inteligente y lo que tengo que hacer”.