27 de mayo 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

  • Tras la polémica por el beso no consentido a Jenni Hermoso y que ha sido duramente cuestionado en todo el mundo, Luis Rubiales señaló que no dejará el cargo. La FIFA abrió un expediente en su contra y el gobierno español pide derechamente su salida

Por Revista El Ágora


El presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, afirmó este viernes (foto principal) que no renunciará al cargo a pesar de la polémica provocada por su beso no consentido en la boca a la campeona del Mundial femenino Jenni Hermoso.

Rubiales se encuentra bajo intensa presión para dejar el cargo tras su cuestionado comportamiento luego del triunfo 1-0 de España sobre Inglaterra en la final del Mundial femenino disputado en Australia y Nueva Zelanda.

Las críticas se han ido acumulando, con llamados del presidente del gobierno español, sindicatos de jugadores, jugadoras españolas e incluso protagonistas del fútbol masculino para que renuncie.

Varios medios españoles habían indicado el jueves que Rubiales, de 46 años, tenía previsto renunciar después que el pasado domingo sujetó a la futbolista Jenni Hermoso por la cabeza y la besó en los labios durante la ceremonia de premiación en Sidney, una acción que empañó los festejos del título frente a una audiencia global.

Sin embargo, el terco Rubiales insistió este viernes en que el beso con la delantera del Pachuca mexicano fue “mutuo y consentido” y se presentó como una víctima, aunque Hermoso ya ha comentado que no fue así, que la tomó por sorpresa y que está molesta con lo sucedido, por lo que ha dejado en manos de su entorno las acciones a seguir, que no eximen las judiciales.

El despropósito de Rubiales que pilló de sorpresa a Jenni Hermoso y que ha sido fuertemente criticado en todo el mundo.

Se dice que la Federación de fútbol respondió al escándalo con un comunicado en el que Hermoso restó importancia a las acciones de Rubiales, sin embargo, posteriormente, los medios indicaron que la jugadora había sido coaccionada para que diera dicha declaración.

Incluso hay imágenes posteriores, durante el festejo en los camarines, donde Hermoso aparece señalando: “No me ha gustado ¿pero qué hago?”. Más tarde, el sindicato de futbolistas que la representa emitió un comunicado en su nombre en el que pidió que la conducta de Rubiales “no quede impune”.

De hecho, el vicepresidente de la Federación, Rafael del Amo, quien había estado al frente del fútbol femenino, anunció el viernes que dejará el cargo. Posteriormente otros funcionarios también renunciaron.

En su discurso ante la asamblea extraordinaria de la RFEF, un desafiante Rubiales repitió “no voy a dimitir” cuatro veces seguidas y dijo ser víctima de una caza de brujas por parte de “falsas feministas”.

En varios momentos de su intervención recibió aplausos de los asistentes, en su gran mayoría hombres, incluyendo el seleccionador femenino, Jorge Vilda, y el entrenador de la selección absoluta masculina, Luis de la Fuente.

Rubiales dijo que defenderá su honor en los tribunales frente a los políticos, incluyendo dos ministros, que calificaron el beso como un acto de violencia sexual.

Una de esas críticas la recibió de la vicepresidenta del gobierno en funciones, Yolanda Díaz, a quien Rubiales dijo que demandará. “Lo que hemos visto hoy en la asamblea de la Federación es inaceptable. El gobierno debe actuar y tomar medidas urgentes: se acabó la impunidad para las acciones machistas. Rubiales no puede seguir en el cargo”, escribió Díaz.

RESPALDAN A HERMOSO

Alexia Putellas, compañera de Hermoso y dos veces ganadora del Balón de Oro como la mejor jugadora del mundo, también publicó un mensaje de apoyo en redes sociales. “Esto es inaceptable”, escribió la jugadora del Barcelona. “Contigo compañera, Jenni Hermoso”.

Otras compañeras hicieron lo mismo, entre ellas Aitana Bonmati, mediocampista española que fue nombrada la mejor jugadora del Mundial, quien publicó: “Hay límites que no se pueden cruzar y esto no lo podemos tolerar. Estamos contigo compañera”.

Rubiales no sólo besó a Hermoso, también tuvo una repudiable actitud con Aitana, ante la sorpresa de la infanta Sofía.

La presidenta de la liga femenina española Beatriz Álvarez, dijo a la televisora estatal RTVE que no estaba sorprendida porque en lo referente a Rubiales, “su ego está por encima de su dignidad”.

El Consejo Superior de Deportes, la máxima entidad deportiva española, respondió este viernes a las palabras de Rubiales diciendo que referiría de inmediato las denuncias que ha recibido de dos miembros de la asamblea, de la liga femenina española y del partido político de Díaz ante el Tribunal Administrativo del Deporte. Rubiales podría ser considerado no apto para mantener su cargo en caso de que el tribunal determine que violó las leyes o normas en cuanto a actos sexistas.

“La intervención del Sr. Rubiales ante la Asamblea de la RFEF es absolutamente incompatible con la representación que ostenta en el deporte español y con los valores de una sociedad avanzada como la española”, dijo el CSD.

A su vez, el club Barcelona, que aportó nueve jugadoras al seleccionado de España, dijo que la conducta de Rubiales fue “totalmente impropia y desafortunada”. El Sevilla pidió su renuncia y el Espanyol se sumó a las críticas.

En tanto, la FIFA, el ente rector del fútbol mundial y organizador del torneo, abrió un expediente disciplinario a Rubiales el jueves. Su comité disciplinario estudiará si Rubiales incumplió su código con respecto a las “normas básicas de la conducta decente” y “se comportó de una forma que desprestigia al deporte del fútbol y/o a la FIFA”.

Además del beso a Hermoso, Rubiales fue visto poco antes agarrándose los genitales en un gesto ordinario de victoria desde el palco de autoridades, donde estaba cerca de la reina Letizia y de su hija, la infanta Sofía, de 16 años.

El presidente de la RFEF se disculpó por ese gesto, que dijo que ocurrió en un momento de “euforia” e iba dirigido a Vilda, que estaba en el césped.

MÁS REACCIONES

“¡Tendríamos que estar estos 5 días hablando de nuestras chicas! ¡De la alegría que nos dieron a todos! De presumir de un título que no teníamos en el fútbol femenino pero…”, escribió el ex portero de la selección española Iker Casillas en redes sociales. “Vergüenza ajena”.

El delantero del Real Betis Borja Iglesias, que ha tenido convocatorias ocasionales a la selección española, fue más tajante al afirmar que no volverá a jugar para su país “hasta que las cosas cambien”.