18 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El alza de los casos de COVID 19 en las últimas semanas, ha generado la urgencia de parte de la autoridad sanitaria de multiplicar el testeo y la trazabilidad del virus en la población.

Fue así como el 10 de diciembre, el Ministerio de Salud (MINSAL) emitió una circular (el ordinario 3800), que reafirma la factibilidad de realizar test PCR «sin necesidad de que medie orden profesional, por tanto, a solo requerimiento del interesado».

Ello fue necesario luego que se recibieran una serie de denuncias, en todo el país, en la que pacientes consignan que no pueden hacerse el examen sin contar con una orden médica. Los laboratorios habilitados para realizarlo solo lo realizan con este documento, dificultando que muchas personas puedan contar con la documentación necesaria para salir del país o viajar entre regiones, por ejemplo.

Hoy la única forma de acceder a un PCR, es ingresar a un hospital o una clínica por el servicio de urgencias, describir síntomas relacionados con el Coronavirus y solicitar dicho examen al médico de turno. Los hospitales derivan a los pacientes a los laboratorios de esos recintos, mientras que las clínicas abren la posibilidad de realizar esta gestión en diversos laboratorios.

En la última sesión de la Comisión de Salud, el jefe de gabinete de la Subsecretaría de Redes Asistenciales, Jorge Acosta explicó que “desde el 2011 las personas pueden pedir este tipo de mediciones pero en el 2019 se aclaró el protocolo en el caso de las enfermedades de notificación obligatoria, como es en este caso”.

Hoy los laboratorios pueden realizar el PCR solo porque el paciente lo requiere. Dicha información debe ingresarse en la plataforma de EPIVIGILA y a la vez, entregar el resultado a la persona testeada. Lo que pasa es que los laboratorios, esa notificación no la hacen y con este ordinario se les está informando que están obligados a ello”, graficó Acosta.

Dicha documentación fue derivada a los distintos Servicios de Salud (SS), instancias que ejercen el rol de coordinadores de la red integrada de salud que aúna los servicios públicos y privados.