21 de febrero 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

  • La Copa del Rey, que consiguió con una infartante definición por penales y con el significativo aporte de Claudio Bravo, confirma al Ingeniero como el más exitoso de los entrenadores chilenos en Europa. Y para el arquero es su 21º título en su notable carrera.

Por Julio Salviat


Para el Real Betis fue la tercera Copa del Rey en su historia. Para Manuel Pellegrini, el undécimo título en su brillante carrera como entrenador. Y para Claudio Bravo, el 21º galardón en su prolífico transitar por el fútbol.

Un penal anotado por Juan Miranda, el quinto en la tensa definición para dirimir la Copa después de igualar a uno con el Valencia, provocó el jubiloso festejo de los jugadores y el DT del Betis, la emocionada celebración de los casi 60 mil presentes en el estadio La Cartuja, el delirio de otros 40 mil fanáticos que siguieron el partido por las pantallas gigantes instaladas en el Benito Villamarín y el fervor de toda la ciudad, que esperaba algo así desde hace 17 años.

Si Fernando Riera sigue siendo considerado como el mejor DT de la historia del fútbol chileno es por el proceso que comandó para formar un gran equipo en el Mundial de 1962 y por el tercer puesto conseguido en la fiesta universal del fútbol. Pero, por títulos, Pellegrini le sacó buena distancia.

Considerando solamente lo que consiguieron en Europa, “El Tata” luce dos títulos de liga con el Benfica (1963 y 1967) y una final en la Champions League (1963). Pero no pudo repetir los éxitos en los otros equipos portugueses a su cargo: Os Belenenses, Oporto y Sporting de Lisboa. Tampoco en Español y Deportivo La Coruña en el país vecino. Ni en Marsella, en Francia. Y si nos acercamos, tampoco en Argentina ni en México.

“El Ingeniero”, en cambio, consiguió una Premier League y dos copas de Liga con el Manchester de Inglaterra, fue campeón de la desaparecida Intertoto de la Uefa con el Villarreal, batió records de puntaje en el Real Madrid, dejó en alturas impensadas al Málaga y no funcionó en el West Ham United. También le saca ventaja en América, donde fue campeón dirigiendo a Liga Universitaria de Quito en Ecuador, San Lorenzo y River Plate en Argentina, además de una Copa Interamericana con la UC, y una Copa Mercosur con San Lorenzo.

Otro entrenador chileno que se desempeñó en Europa, aunque adoptado, fue Vicente Cantatore. No obtuvo títulos, pero dejó huella por su bonhomía y capacidad en Valladolid, Sevilla, Betis y Sporting de Lisboa.

En cuanto a Claudio Bravo, tiene un título menos que Arturo Vidal, que comanda la lista de los chilenos más galardonados. Ha sido dos veces campeón en Colo Colo, una en la segunda división hispana con la Real Sociedad, logró dos títulos de Liga y dos Copa del Rey con Barcelona, tres Premier League, tres Copas de Liga, dos Comunity Shield y una FA Cup con el Manchester City, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes con Barcelona y dos Copa América con la selección chilena.