29 de enero 2023

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Este miércoles, el ex presidente de Perú, Pedro Castillo, aseguró que la prisión preventiva que actualmente cumple es injusta, lo calificó como «una venganza política», y solicitó que lo liberen.

Lo anterior sucedió en la audiencia de apelación que su defensa pidió en contra de la resolución judicial que dictaminó 18 meses de arresto para el ex jefe de Estado luego que intentara disolver el Congreso y así gobernar por decreto.

“Pido que se reflexione y se vea como esta injusta prisión preventiva que se me ha impuesto solo ha servido para polarizar a nuestro país”, dijo.

“Todo lo que se hace en contra mía y todo este proceso no es más que una venganza política”, dijo Castillo desde prisión al intervenir remotamente en la audiencia.

El exmandatario permanece arrestado desde el 7 de abril, cuando fue detenido tras anunciar en un discurso la disolución del Congreso.

Junto con esto se le acusa de intervenir en la Judicatura y convocar a una asamblea constituyente. Se trata de algo que ha sido interpretado mayoritariamente como un fallido intento de golpe de Estado.

Caso contra Pedro Castillo

El juez supremo Juan Carlos Checkley dictó el pasado 15 de diciembre la prisión preventiva contra Castillo.

Esto, tras señalar que había encontrado “fundados elementos de convicción” de la presunta comisión de los delitos de rebelión, conspiración, abuso de autoridad y grave perturbación de la tranquilidad pública.

Este miércoles, el expresidente afirmó que “jamás” ha cometido un delito de rebelión, que no se ha levantado en armas y que tampoco ha llamado a levantarse en armas a nadie.

“Pero sí debo decir que quien se levantó en armas para acabar con la vida de más 30 peruanos es el actual Gobierno”, señaló respecto a las 28 víctimas que han fallecido en protestas ocurridas en el país las últimas semanas.

En dichas protestas, que comenzaron tímidamente el mismo 7 de diciembre y se extendieron a distintos puntos del país el 11, los manifestantes tienen distintas reclamación.

Estas incluyen su liberación, la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, el adelanto de elecciones generales y la convocatoria de una asamblea constituyente.

Castillo pidió que cese el odio y solicitó su libertad porque es “un justo derecho”.

También dijo que hasta la fecha está incomunicado y que no ha tenido acceso telefónico para llamar a su familia y solicitó que se le da la oportunidad de poder hablar con sus padres y familia.

La Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Perú revisa este miércoles el recurso de apelación que presentó Castillo contra la resolución judicial que ordenó 18 meses de prisión preventiva dictada en su contra.