28 de febrero 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Según consiga Deutsche Welle, el ministerio ruso de Defensa aseguró este sábado que atacó con misiles hipersónicos Kinjal un depósito subterráneo de armas en el oeste de Ucrania, cerca de la frontera con Rumania.

De ser verdadera esta información, sería la primera vez que Moscú pone en acción a este misil, que presuntamente desafía todos los sistemas de defensa antiaérea existentes.

«El 18 de marzo, el complejo aeronáutico Kinjal, con sus misiles balísticos hipersónicos, destruyó un importante depósito subterráneo de misiles y munición de la aviación ucraniana en la localidad de Deliatin, en la región de Ivano-Frankivsk», anunció el portavoz del Ministerio de Defensa, Igor Konashenkov.

Se trata de un ataque que habría tenido lugar a 50 kilómetros de la frontera con Rumania, que es miembro de la OTAN y la UE.

Vladimir Putin ha asegurado que este tipo de misiles son «un arma ideal” e «invencible” que vuela a diez veces la velocidad del sonido, y forma parte de las nuevas armas presentadas por el líder ruso en un mensaje a la nación en 2018.

Hasta la fecha, Rusia no había informado del uso de este misil balístico en los dos conflictos en los que está involucrado, en Siria y en Ucrania.

Supuestos logros militares

En total, durante la noche pasada, Rusia efectuó disparos contra 69 instalaciones militares en territorio ucraniano, según el Ministerio de Defensa de Rusia, entre ellos 12 almacenes militares y 43 lugares de estacionamiento de vehículos castrenses. «Además, los equipos antiaéreos de la aviación rusa derribaron 12 drones ucranianos», señaló Konashenkov. Esta información no ha podido ser corroborada de forma independiente.

El Ejército ruso golpeó el viernes por primera vez un objetivo en el oeste ucraniano, donde destruyó un estacionamiento de aviones en una planta de reparación cerca del aeropuerto de Leópolis, según fuentes oficiales.

Los Kinjal, palabra rusa que significa «puñal», alcanzaron durante los ensayos de 2018 todos sus objetivos a una distancia de más de 1.000 km, según el ministerio ruso de Defensa.