22 de febrero 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Guillermo Miranda, jefe de protocolo del Senado, denunció al ex fiscal y actual secretario de la Cámara Alta, Raúl Guzmán, por «violencia física, sicológica y persecución laboral». 

Tal como consignó Veritas Capitur Miranda realizó la denuncia a través de una carta enviada al presidente del Senado, Álvaro Elizalde, en la que indicó que le informaron que si no aceptaba una baja de categoría no sería renovada su posición a contrata. 

Además, el funcionario relató que, en la ceremonia de cambio de mando de marzo, Guzmán lo increpó «y me golpeó reiteradas veces con su dedo índice en mi pecho, haciéndome presente que he tratado muy mal a su gente y que por mi culpa había renunciado el señor Sebastián Rivas, persona que trabajaba directamente con el secretario del Senado. Siendo esto un hecho de violencia del que fue testigo el senador (Kenneth) Pugh, en el Salón de Honor mientras trataba de ubicar a la delegación de Canadá». 

El lunes 18 de marzo, en tanto, los hechos fueron informados a la Comisión de Régimen Interno del Senado. En la instancia legislativa, se designó a la senadora Carmen Gloria Aravena a cargo de la primera diligencia respecto a la denuncia: solicitarle un informe al senador Kenneth Pugh (Indep.RN), aludido como testigo de la presunta agresión. 

Desde Veritas Capitur dialogamos con la senadora Aravena quien señalo que “efectivamente la denuncia se realizó y evidentemente deberá haber una investigación de por medio. Fue leída en la comisión de régimen y en primera instancia de me había pedido a mí, dado que hay un senador de la bancada de Renovación Nacional testigo de lo que ocurrió, que le pidiera un informe sobre los hechos, sin embargo, espero que no sea necesario pues he solicitado al presidente del Senado que este tema se aborde en específicamente en el comité de Ética de la Corporación”.  

“Esto es porque la persona aludida en la denuncia (Guzmán), sería juez y parte porque en su calidad de secretario del Senado, pues es quien redacta las actas y retiene la información en virtud de su cargo, y por tanto quien tome parte de una instancia investigativa”. 

La senadora Aravena añadió que “la denuncia existe, no me puedo pronunciar a favor y en contra, es lamentable que ocurran este tipo de situaciones, pero debe ser investigado por el comité de Ética”. 

Tal como adelantó la parlamentaria por La Araucanía, un escenario probable, que este caso derive a la Comisión de Ética de la corporación para evaluar eventuales sanciones administrativas para Guzmán.