6 de febrero 2023

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

La tasa de desocupación en Chile durante el trimestre móvil septiembre-noviembre de 2022 se ubicó en 7,9%, de acuerdo con la en la Encuesta Nacional de Empleo (ENE) que elabora el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile (INE).

La cifra significó un aumento de 0,4 puntos porcentuales (pp.) en doce meses, debido a que el alza de la fuerza de trabajo (4,3%) fue mayor a la presentada por las personas ocupadas (3,8%). Por su parte, las personas desocupadas aumentaron 10,1%, incididas solo por quienes se encontraban cesantes (11,3%).

Las tasas de participación y de ocupación se situaron en 59,8% y 55,1%, creciendo 1,9 pp. y 1,5 pp., respectivamente, mientras que la población fuera de la fuerza de trabajo disminuyó 3,6%.

Con respecto al punto más bajo observado en 2020 (trimestre móvil mayo-julio), se constata un aumento acumulado de 1.747.626 personas ocupadas a nivel nacional, con ajuste estacional, lo que representa una recuperación de 94,3% de las ocupaciones que se perdieron en el peor momento de la pandemia. Es decir, se sostiene recuperación por debajo del 100%.

Según formalidad en la ocupación, ya se recuperó el 100% de las ocupaciones formales desde el peor momento de la pandemia, mientras que las ocupaciones informales alcanzaron una tasa de recuperación de 91,2%.

En las mujeres, la tasa de desocupación se situó en 8,7%, aumentando 1,1 pp. en doce meses; la tasa de ocupación fue 45,8%, creciendo 2,1 pp., en tanto que la tasa de participación llegó a 50,2%, con un alza de 2,9 pp., superando por primera vez desde el inicio de la pandemia el umbral del 50%. En los hombres, la tasa de desocupación fue 7,4%, con un descenso de 0,1 pp., mientras que las tasas de participación y ocupación se ubicaron en 69,9% y 64,7%, creciendo 0,9 pp., en ambos casos.

Alza de personas ocupadas 

El alza de las personas ocupadas fue incidida tanto por las mujeres (5,8%) como por los hombres (2,4%).

Los sectores que contribuyeron al aumento fueron comercio (4,4%), transporte (12,2%), enseñanza (7,3%), mientras que las categorías ocupacionales que incidieron positivamente fueron las personas asalariadas formales (5,3%), las personas asalariadas informales (8,4%) y personal de servicio doméstico (6,4%). Los trabajadores por cuenta propia tuvieron una disminución en doce meses (-1,8%), la primera luego de diecinueve alzas continuas, incidida por Construcción y Otras actividades de Servicios.

Informalidad 

La tasa de ocupación informal se ubicó en 27,3%, descendiendo 0,9 pp. en doce meses. Las personas ocupadas informales aumentaron 0,3%, incididas por los hombres (0,5%) y las mujeres (0,2%), y por las categorías ocupaciones personas asalariadas privadas (11,0%) y personal de servicio doméstico (13,9%).

Estacionalidad y volumen de trabajo

La tasa de desocupación ajustada estacionalmente (que elimina los efectos de los factores exógenos estacionales de naturaleza no económica que influyen en su comportamiento coyuntural) se situó en 8,2%, lo que implicó un aumento de 0,2 pp. respecto al trimestre móvil anterior.

En doce meses, el volumen de trabajo, medido a través del número total de horas efectivas trabajadas por las personas ocupadas, ascendió 3,6%. El promedio de horas trabajadas decreció 0,3%, llegando a 37,8 horas.

La tasa combinada de desocupación y fuerza de trabajo potencial (que mide el número de personas desocupadas más personas iniciadoras disponibles e inactivos potencialmente activos) alcanzó 15,8%, con un alza de 0,1 pp. en el período, la primera variación positiva desde el trimestre enero-marzo de 2021.  Lo anterior es un indicador de la actual presión que existe en el mercado laboral, es decir, un mayor número de personas disponibles para trabajar que presionan la búsqueda de puestos de trabajo. En los hombres se situó en 13,8% y en las mujeres, en 18,3%. La brecha de género fue 4,5 pp.

Región Metropolitana

En la Región Metropolitana la tasa de desocupación del trimestre en análisis alcanzó 8,7%, aumentando 0,5 pp. en doce meses, dado que el alza de la fuerza de trabajo (2,9%) fue mayor al incremento de las personas ocupadas (2,3%). Las personas desocupadas crecieron 9,0%, incididas principalmente por quienes se encontraban cesantes.

Por último, el INE entregó algunas cifras experimentales respecto al empleo a través de plataformas digitales, las que no sólo incluye a repartidores de aplicaciones. Se estima que son 230.294 las personas que trabajan de esta forma, alcanzando su máximo y mostrando una tendencia al crecimiento.