18 de enero 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Dos goles del delantero argentino le dieron la victoria a los azules sobre la UC (2-1) en un partido intenso y emotivo, predestinado al empate por el equilibrio en el juego.

A menudo, lo mejor de los clásicos no ocurre en la cancha. Y ese atractivo trasciende a los vestuarios o a las conferencias virtuales, como ahora. Después de consumarse la nueva derrota de Católica, el técnico Gustavo Poyet se enfrascó en un diálogo irónico y absurdo con un reportero de TV, que tradujo el malestar natural que acompaña al uruguayo por un motivo evidente: el bajo rendimiento y la falta de sintonía con el camarín cruzado.

Las campañas previas de ambos equipos garantizaban que no sería un tremendo Clásico, aunque la vigencia goleadora de los respectivos “nueves” garantizaba que podían darle un colorido especial al duelo. Los azules miraban a Larrivey con esa adoración propia del hincha por el eterno salvador, y los cruzados tenían una sensación similar con Zampedri.

Lo demás, está claro, dependía del funcionamiento de cada uno y la lucidez en una jornada importante. Con esa premisa, la equiparidad estaba asegurada entre una UC que viene decayendo en los brillos propios de tricampeón nacional, y esta U de vaivenes constantes que no encuentra una altitud de vuelo permanente…

Hasta antes de los goles, que siempre acaban con los merecimientos irrelevantes del dominio territorial o el ocioso porcentaje de posesión del balón, la U presionaba más hacia el arco de Pérez, especialmente a través del empuje de un delantero de dinámica y atrevimiento refrescante como Lobos. Pero Católica no apostaba a esperar ni resignaba sus opciones, buscando afanosamente alguna ventaja para Zampedri en el área.

Esa era la identidad del partido, además de lo tradicional: tensión, intensidad, lucha, afán de supremacía. Después de la hora de juego, por suerte, se abrieron las compuertas a un mejor espectáculo, menos trabado y defensivo. Un centro de Morales de la izquierda lo empujó a la red Larrivey -quién otro- con demasiada soltura frente al arco de Católica. La ventaja duró sólo minutos, y al otro lado Zampedri respondió de la misma forma frente al portero Campos.

Los goleadores que salvaron el Clásico

Y el Clásico volvía a esa inercia de los empates tradicionales cuando el árbitro mundialista Roberto Tobar lo enredó con dudas de un posible penal a los 87‘, que fue desestinado por el VAR. Al reanudar el juego, Espinoza sirvió el corner desde la izquierda y la pelota cayó en medio del área, poblada de defensores cruzados. Sin embargo, el rebote lo cazó el implacable Larivey para darle una nueva victoria a los azules.

Merecida o discutible, la victoria reecontró a la U con los clásicos, que no ganaba desde octubre de 2018 (2-0). No hubo diferencias tan marcadas para referir “un triunfo inobjetable”, aunque la Católica demostró que a veces su técnico tiene razón: “Estamos salados”, comentó el cuestionado Poyet en la conferencia de prensa, dando cuenta de un momento de malas energías en un equipo de mejor pasado reciente que su rival.

Al fin, acaso sin los “factores” que le pusieron la mayor emoción al encuentro, el Clásico perfectamente pudo llegar a otro empate propio de la tradición. Esa tradición no escrita que en otras épocas rompieron Carlos Campos, Alberto Fouilloux, Jorge Spedaletti, Osvaldo Hurtado, Marcelo Salas, y tantos iluminados.

Esta vez, sin embargo, Zampedri hizo lo suyo por Católica, pero la luz de este Larrivey en racha es tan potente que irradia, incluso, a un equipo que avanza en la tabla sin aquel respaldo del fondo de juego que se sigue esperando de la U. En rigor, el argentino ya suma 10 goles en 7 partidos, en 36 días, y esos números lo bendicen con una incuestionable aureola de “salvador” …

 

PORMENORES

Campeonato Nacional. Estadio El Teniente. Árbitro: Roberto Tobar.

Universidad de Chile (2): Cristóbal Campos; Yonathan Andía, Osvaldo González, Ramón Arias (Luis Casanova 79′), Marcelo Morales (Diego Carrasco 90+2′); Sebastián Galani, Gonzalo Espinoza, Mario Sandoval (Camilo Moya 90+2′); Marcelo Cañete (Nahuel Luján 72′); Joaquín Larrivey, Franco Lobos. DT: Esteban Valencia.

Universidad Católica (1): Sebastián Pérez; Raimundo Rebolledo (Edson Puch 80′), Germán Lanaro, Valber Huerta, Alfonso Parot; Marcelino Núñez (Gastón Lezcano 80′), Ignacio Saavedra, Juan Leiva; José Pedro Fuenzalida, Fernando Zampedri, Diego Valencia. DT: Gustavo Poyet. Goles: 61′ Larrivey, 68′ Zampedri, 88′ Larrivey.

 

 

 

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA