Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

En un domingo agitado, la Selección desmintió las versiones sobre una posible fiesta de un grupo de jugadores en el hotel de concentración y se hizo cargo del ingreso de un barbero a atender a Vidal transgrediendo la burbuja sanitaria. Mientras se decanta la verdad del incidente, la Conmebol abrió un sumario y sancionará a Chile.

A pocas horas de enfrentar hoy a Uruguay en Cuiabá (17:00), la Roja se vio envuelta en un nuevo escándalo que, más allá de los comunicados y explicaciones oficiales, quedó en la penumbra de las sospechas. Los primeros rumores sobre un hecho inesperado se produjeron el sábado, cuando se suspendió una práctica que era fundamental para preparar el encuentro con los uruguayos y el plantel dispuso de una nerviosa jornada libre en el hotel.

A mediodía de ayer, sin embargo, se filtró -como siempre desde la propia delegación- una versión que confirmaba el imprevisto, señalando que un grupo de 6 jugadores, supuestamente enabezados por Vidal, Medel y Vargas, eventualmente habría participado en una fiesta con “invitadas” en un sector del hotel -donde se realizaba una boda-, lo que habría sido informado al cuerpo técnico por los encargados de las comunicaciones.

Luego de tres horas de que esa versión circulara masivamente en los medios y las redes sociales, la ANFP improvisó un comunicado poniendo el foco en un episodio previo, largamente conocido por todos: la visita del barbero-peluquero a la propia concentración para retocar el prolijo corte típico de Arturo Vidal. Esa “aventura” tan ìntima de los cracks fue mostrada en directo a más de cien mil suscritos al Instagram de Gary Medel, encargado de los “lives” durante la Copa América.

El mismo Medel, claro, que su primer despacho aseguró que “estamos más aburridos que la chucha” y que luego hizo contacto con el Chino Ríos para que denostara a su compañero Guillermo Maripán.

En ese ambiente revuelto y confuso, la conferencia de prensa que ayer, más tarde, brindaron el técnico nacional acompañado por Claudio Bravo y Mauricio Isla no agregó demasiada claridad. Por el contrario, el rostro y la actitud fastidiada de Martín Lasarte fue más expresiva que las palabras protocolares. De la alineación no se habló, por cierto, y el ince inicial podría ser el mejor reflejo de las sanciones que deberia aplicar Lasarte.

Disculpas, justificaciones y verdades a medias

Lasarte habló cuando ya se sabía del sumario sanitario y la sanción económica que aplicará la Conmebol a Chile. El técnico uruguayo afirmó que el incidente del barbero “fue un error grave que se podría haber solucionado de una manera. No fue así y hay que pagar previo al partido”, Sobre su enojo por la irresponsabilidad de los jugadores, dijo que “Me molestó lo justo. Uno considera que es un error, pero se puede solucionar. Y se ha encaminado”.

Lasarte tapoco especuló demasiado y sobre el respaldo de los dirigentes, afirmó que fue “normal. No sé por qué habrá que pensar otra cosa”.

El gerente de Comunicaciones, Gianfranco Dazzarola fue más explícito: “Se trata de un peluquero que le cortó el pelo a Medel y a Vidal, que venía con PCR negativo, y pese a no haber sido permitido su ingreso, subió igual a cortarle el pelo a los jugadores”, expresó. Y aseguró que “los jugadores van a ser multados por este acto de indisciplina que pone en riesgo o puso en riesgo a toda la delegación, pero insisto, el peluquero venía con PCR negativo”.

El turno del arquero Bravo no aportó demasiado a transparentar el episodio, porque el jugador habló “como capitán” y filosofó con cierto sesgo evangelizador: “Los actos de indisciplina están en la vida en general, uno siempre está propenso a equivocarse, a cometer errores, lo mejor de todo esto es aprender, aprender de las caídas y errores, fortalecerse de las caídas. Dar vuelta la situación de la mejor manera posible es lo que queda, y que no vuelva a ocurrir. Si te equivocaste en una ocasión, no volver a cometer el mismo error, no volver a pecar”, fue el sermón del arquero del Betis.

El babero de las “estrellas”

Dom Marlus es el nombre de peluquero que provocó el incidente en la concentración de la selección chilena en Brasil, al romper la burbuja sanitaria impuesta por la Conmebol para los representativos que intervienen de la Copa América y que, según anuncia la red Globo también lo hizo en la concentración de la selección anfitriona.

Según informó el medio brasileño, y luego de conocerse la decisión de la Federación de Fútbol de Chile de sancionar económicamente a los jugadores que incumplieron con las restricciones al permitir que el peluquero brasileño los visitara en el hotel de concentración, el peluquero, quien había arrojado negativo en los test PCR, también compartió con futbolistas de la delegación brasileña después del partido que el local jugó ante Perú.

“Luego de una visita a la concentración de Brasil, el peluquero acude al hotel de Chile”, contó O Globo, que da cuenta además de las disculpas que el infractor ofreció a ambas delegaciones por “romper la burbuja de la Copa América”.

COMPARTE ESTA NOTA:
COMENTA CON FACEBOOK

LO ÚLTIMO