29 de noviembre 2021

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Como la mayoría de los partidos, el comienzo no tuvo mayores acciones relevantes, en un trámite equilibrado, sin muchas luces. Pero en la primera jugada ofensiva, Melipilla conseguiría una ventaja que condicionaría totalmente el juego. Falla Larenas en la salida, Astudillo habilita a Vidangossy que intenta un centro al corazón del área. Nuevo error, esta vez de Platero que no logra rechazar y el balón le queda al argentino Gonzalo Sosa que no duda y derrota a Sánchez inapelablemente. Se cumplían recién seis minutos.

De allí en adelante el panorama fue diferente al inicio. Se fue Unión encima, se adueñó absolutamente del control de la pelota y empujó al visitante hacia su zona defensiva. Pero los hispanos carecieron de claridad y de contundencia para alcanzar la paridad, ya sea porque no tuvieron una adecuada generación de juego ni fineza en la última jugada para conseguirlo.

Todo parecía seguir igual en la segunda etapa, con Unión presionando y Melipilla aguantando la ventaja. Pero, ya es sabido, el fútbol está hecho de detalles. A los 60’ se excede Larenas en la marca contra Zavala y recibe su segunda amarilla: expulsión y un cambio obligado en los hispanos para cubrir su zona. Y apenas tres minutos después, otro par de errores garrafales, incluyendo una pifia de Magnasco, y el boliviano Halquin aprovecha el regalo para poner el 2-1.

De ahí en más pudo ser goleada, Unión perdió toda compostura y sólo la impericia de los melipillanos impidió un papelón de los rojos.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA