17 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

  • El tenista chileno (25º) obtuvo un sufrido triunfo en primera ronda del Abierto de Estados Unidos sobre al joven francés nacido en Bélgica, Luca Van Assche (64º), por 6-3, 3-6, 6-2 y 7-6 (3)

Por Sergio Ried de Revista El Ágora


Siempre es difícil para un jugador experimentado enfrentarse a un juvenil y si éste ha sido el mejor del mundo en su categoría, es doblemente complicado.

Esto lo vivió nuestra mejor raqueta, Nicolás Jarry, contra el francés Luca Van Assche, un jovencito de 19 años, que venía de ser el mejor junior del orbe.

El primer set hasta el empate a 3 fue muy parejo, hasta que Nico puso las cosas en su lugar ganando tres juegos seguidos para llevarse la etapa por 6-3.

CAMBIO DE RUMBO

Se pensó en un trámite sin contratiempos para el nieto de Jaime Fillol, cuando apareció el “joven maravilla” francés haciéndole honor a sus pergaminos. Clavado varios metros detrás de la línea de base, Luca con un quiebre tempranero le devolvió el 6-3 al chileno, que, al verse igualado, sacó a relucir su mejor juego y adaptándose a los largos peloteos que le proponía el galo, se llevó la tercera etapa por 6-2.

Caso cerrado dijimos todos. Menos Van Assche, que quebró de entrada el saque de Jarry, en la cuarta manga, manteniendo la ventaja hasta el décimo game, en el que, por fin, Nicolás pudo recuperar el quiebre y llegar al tiebreak.

Y ahí la Torre de Barnechea hizo primar su poderoso servicio, estirando a 29 el número de “aces” para ganar el desempate 7-3 y el set por 7-6.

Una victoria trabajada, que pudo ser más amplia si nuestro número uno hubiera subido más a la red.

Ahora asoma en su horizonte otro jovencito de 19 años, el local Alex Michelsen (127º).