22 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

La saliente presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, se refirió a sus cuatro años al mando del partido gremialista y de su rol durante el último año tras las seguidillas de protestas iniciadas el 18 de octubre.

«Logramos enfrentar todo lo que significó apoyar a un gobierno que nuestro sector no ve con buenos ojos, que ha perdido la adhesión de nuestros votantes. Y eso solo por responsabilidad política, porque creemos que lo peor que le puede pasar al país es que el gobierno caiga, o que cayera en su minuto, porque hoy ya no es viable. Todo eso no era fácil. Y me siento orgullosa de que en todo ese proceso la UDI haya sido un partido relevante y haya podido jugar un rol para darle estabilidad al gobierno, cuando tuvo serios riesgos de caer», dijo en conversación con La Tercera.

En esa línea afirmó que «nosotros entendíamos, sobre todo después del 18 de octubre, que lo peor que le podía pasar a Chile es que se quebrara la democracia. En ese contexto, nosotros estuvimos dispuestos a pagar los costos de lo que eso significaba. Y de eso no me arrepiento».

Consultada sobre si ahora estarían dispuestos a asumir nuevamente esos costos, Van Rysselberghe insistió en que: «Lo que pasa es que, de verdad, el gobierno estuvo muy cerca de caer, probablemente más cerca de lo que la gente piensa».

«Si el país seguía en esa escalada de violencia que estábamos viviendo para el 15 de noviembre, la misma gente de derecha le habría pedido a Piñera que se fuera», advirtió.