21 de febrero 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

  • La final de la Supercopa entre Huachipato y Colo Colo que se jugaba en el Estadio Nacional fue suspendida a los 79 minutos por la vil acción de delincuentes que se pasaron a la cancha, rompieron asientos y terminaron prendiendo fuego al Memorial por los Derechos Humanos

Por Sergio Gilbert J. de Revista El Ágora


La última imagen fue, derechamente, vergonzosaPero también triste. La final de la Supercopa que se jugaba en el Estadio Nacional entre Huachipato y Colo Colo fue suspendida a los 79 minutos -cuando los albos ganaban 2-0 con goles de Palacios (10’) y Vidal (21’)- por acciones vandálicas producidas en el sector norte del recinto (ubicación copada por la llamada Garra Blanca). Terminaron con un cuadro desgarrador. Un incendio que empezó a consumir uno de los lugares más simbólicos para el país: el Memorial por los Derechos Humanos que recuerda a los detenidos y torturados de la dictadura militar.

Inexplicable y absurda acción protagonizada por delincuentes que llegaron al Nacional con la intención única y manifiesta de dañar y de impedir la realización del espectáculo deportivo que significaba la reapertura del Nacional para el fútbol.

Ya durante el entretiempo del partido, los seudo hinchas dejaron claro que no iban a permitir la realización normal del partido.

Un puñado de desadaptados saltó la primera reja de contención, situándose en el sector de la pista del estadio. Estaban a escasos metros de la guardia privada contratada por la Federación de Fútbol y de un contingente de carabineros.

Alegaban ellos que se les había retirado los letreros y trapos que habían colgado en las rejas del sector norte (uno de ellos contra el fallecido ex presidente Sebastián Piñera) y por ello se sintieron con el derecho a importunar la realización del partido.

Hubo una demora de más de 20 minutos para la reanudación del encuentro. Jugadores albos fueron a tratar de parlamentar con los delincuentes y si bien no lograron sacarlos del sector de la pista de rekortán, sí pudieron atenuar un poco los ánimos y así convencer al árbitro José Cabero de reanudar el partido.

Pero no duraría mucho el pacto.

NO VA MÁS

Durante el flojo segundo tiempo del partido, cada vez más delincuentes fueron sumándose a la horda que estaba en el rekortán. Y se produjo lo que era obvio que pasaría: el árbitro Cabero suspendió nuevamente el encuentro para evaluar con las autoridades y funcionarios de la Federación si el partido podía seguir jugándose. No había garantías de seguridad.

No se pudo. Los criminales aumentaron su caudal de violencia y pese a que Arturo Vidal fue derechamente a hablar con ellos para que dejaran continuar el partido, no consiguió el objetivo.

Y mientras ardía una fogata que sofocaba el Memorial destruyendo el alma de los chilenos, el encuentro fue suspendido. Se espera que ahora se determine si se da por finalizado o si se juegan los 11 minutos que restan.

Importa bien poco, en todo caso. El Memorial ardía… eso es lo que importa.

PORMENORES

Supercopa.

Estadio: Nacional.

Público: 32 mil espectadores, aproximadamente.

Árbitro: José Cabero.

Huachipato (0): M. Parra; F. Loyola, B, Gazzolo, I. González, L. Díaz; G. Montes, C. Sepúlveda, B. Palmezano; M. Briceño; M. Rodríguez y C. Martínez. DT: Javier Sanguinetti. Cambios: 46’, S. Sáez por Palmezano, 52’, J. Brea por Briceño, 69’, C. Villanueva por Rodríguez y C. Torres por Martínez. Colo Colo (2): B, Cortés; Ó. Opazo, A. Saldivia, M. Falcón, E. Wiemberg; E. Pavez; L, Gil, A. Vidal; C. Zavala, C. Palacios y M. Moya. DT: Jorge Almirón. Cambios; 52’, P. Parra por Moya, 70’, M. Bolados por Palacios y L. Cepeda por Zavala.

Goles: 10’, Palacios, 21’, Vidal, de penal.

Tarjetas amarillas: Martínez, Loyola y Montes (H).

Incidencia: a los 79’, el árbitro José Cabero suspendió el partido por falta de garantías.

Vea videos sobre los incidentes: