25 de noviembre 2020

La ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, destacó el avance en el Congreso de la ley que regula la entrega de desechables en el comercio y que incluye, entre otros puntos, la prohibición a los servicios de delivery de entregar alimentos en envases plásticos desechables, pudiendo utilizar sólo plásticos que sean compostables, es decir, que puedan convertirse en abono para la tierra.

“Este proyecto de ley, recientemente aprobado en general por unanimidad en la comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, combatirá el uso indiscriminado del plástico, impulsando una reducción de la enorme cantidad de envases hechos de este material, mucho más ahora en tiempos de pandemia en donde se han masificado por delivery. Estos elementos se usan por muy poco tiempo, pero luego demoran siglos en degradarse”, sostuvo la ministra Schmidt tras visitar el restaurant Sapiens, que utiliza materiales compostables.

Se estima que ya en 2018 se pedían cerca de 170 millones de pedidos de comida a domicilio al año, con una tendencia al alza importante. Considerando las dimensiones de los envases de comida plásticos que se usan para transportar los alimentos, se calcula que estos podrían cubrir la superficie de 309 canchas de fútbol.

El proyecto regula los productos de un solo uso que se entregan en los restaurantes, casinos, clubes sociales, cocinerías, fuentes de soda, cafeterías, salón de té, panaderías, bares, u otros locales similares que comercialicen comida preparada.

A su vez, los productos que regulan son los vasos, tazas, tazones, cubiertos (tenedor, cuchara, cuchillo), palillos, pocillos, mezcladores, bombillas, platos, cajas, copas, envases de comida preparada, bandejas, sachets, individuales y tapas que no sean de botellas, en tanto no sean reutilizables.

Si el consumo es dentro del establecimiento, se prohíbe la entrega de productos de un solo uso, cualquiera sea el material del que estén compuestos, por  lo que solo se pueden utilizar productos reutilizables.

Esta ley también obligará a los supermercados o almacenes a ofrecer siempre opciones de bebidas retornables y estarán obligados a recibir el envase del consumidor. Además, respecto a las botellas desechables, se exigirá que incluyan porcentajes de plásticos recolectados y reciclados dentro de Chile, de manera tal de incentivar una economía circular.

El proyecto se encuentra en su segundo trámite constitucional –en julio fue aprobado por el Senado- y el pasado 4 de noviembre la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados aprobó en general la iniciativa.

COMPARTE ESTA NOTA:
COMENTA CON FACEBOOK

LO ÚLTIMO