Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, instó este lunes al gobierno de Nicaragua, a detener la “persecución” contra la oposición, la prensa y la sociedad civil, que se ha incrementado con las elecciones del 7 de noviembre.

“Es imperativo que el gobierno una vez más garantice el pleno ejercicio de los derechos civiles y políticos de todos los nicaragüenses; que cese la persecución a la oposición, la prensa y la sociedad civil ”, dijo Bachelet en la 48ª sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

La expresidenta de Chile también reclamó al gobierno del presidente Daniel Ortega “la liberación inmediata e incondicional de los más de 130 detenidos”, desde las manifestaciones que estallaron en abril de 2018 y dejaron más de 300 muertos.

Bachelet señaló que “se han intensificado los ataques a la libertad de expresión”, lo que llevó a varios periodistas a salir de Nicaragua “en busca de protección”.

“Mi oficina documentó 12 casos, mientras que fuentes de la sociedad civil registraron más de 30”, dijo.

Ortega, de 75 años y en el poder desde 2007, se postula por cuarto mandato consecutivo sin ningún rival que comprometa su propósito.

Un total de 36 opositores y críticos del gobierno fueron arrestados entre junio y agosto, incluidos siete candidatos presidenciales.

Bachelet señaló que el tribunal electoral descalificó “arbitrariamente” al partido Ciudadanos por la Libertad, que lideró una alianza opositora contra la reelección de Ortega; así como el cierre de ONG, varias de ellas internacionales, y amenazas contra líderes indígenas.

En este contexto, el Ministerio Público acusó y pidió el jueves pasado la detención del escritor nicaragüense Sergio Ramírez, acusándolo de actos que “incitan al odio” y “conspiran” contra la soberanía, que él, que se encuentra en Madrid, denuncia una “dictadura”. como “persecución”.

“Insto a este Consejo a considerar todas las medidas a su alcance para promover y proteger los derechos humanos en Nicaragua”, insistió Bachelet, exigiendo que las “graves violaciones a los derechos humanos” en ese país no queden en “impunidad”.

Las acciones contra la oposición, la prensa y la sociedad civil generaron críticas y sanciones contra el gobierno de Nicaragua por parte de la comunidad internacional. (AGENCIAS)

COMPARTE ESTA NOTA:
COMENTA CON FACEBOOK

LO ÚLTIMO