7 de diciembre 2021

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

El Banco Central de Chile publicó hoy el Informe de Política Monetaria (IPoM) de diciembre de 2020, en el que destaca que el escenario económico local e internacional sigue determinado por la evolución de la movilidad de las personas y su relación con la pandemia del Covid-19. Asimismo, advierte que el escenario macroeconómico sigue mostrando más incertidumbre que lo usual, con proyecciones muy condicionadas a la evolución de la pandemia y sus efectos en los ingresos de personas y empresas.

En esta línea, señala que la economía ha mejorado tras la fuerte contracción observada en el segundo trimestre, y que las medidas de apoyo a los hogares y al crédito han logrado limitar la amenaza que representaba para el bienestar de la población y la solvencia de las empresas. Sin embargo, agrega que la evolución menos favorable de las restricciones sanitarias, la lenta recuperación de los rubros más afectados y las huellas que deja la crisis, han incidido negativamente en el dinamismo de la recuperación, afectando no solo la demanda agregada, sino también la capacidad de respuesta de la oferta. En consecuencia, la caída de la actividad este año será mayor que lo previsto en septiembre. Añade que el recién anunciado retroceso de la Región Metropolitana a la etapa 2 del plan de “paso a paso” puede retrasar en algo el proceso de recuperación de la economía, pero también puede reducir el riesgo de acciones más drásticas a futuro.

Con todo, sostiene que la actividad continuará una senda de recuperación gradual y proyecta que hacia 2022 la economía retomará los niveles de septiembre del 2019. El escenario proyectado considera que la evolución de la pandemia permitirá mantener niveles de movilidad mayores a los de mediados de este año, y que durante 2021 se avanzará en el proceso de vacunación de la población, acorde con lo señalado por las autoridades.

Además, el Informe destaca que el retiro de ahorros previsionales tendrá un efecto relevante en el consumo y las actividades ligadas al comercio el próximo año. Asimismo, que el estímulo fiscal seguirá siendo positivo, acorde con el presupuesto aprobado, y que la economía chilena recibirá un impulso externo algo mayor a lo contemplado previamente, con un precio del cobre que promediará US$ 3,15 en ese lapso. En este contexto, se proyecta que tras una caída estimada entre -6,25 y -5,75% este año, la economía crecerá entre 5,5 y 6,5% en 2021, y entre 3 y 4% en 2022.

Por otra parte, el escenario central considera que, en lo inmediato, el consumo seguirá siendo impulsado por el retiro de los ahorros previsionales, aunque el impacto del segundo retiro se estima menor al primero. En parte, esto responde a que la caída de ingresos provocada por la pandemia ya habría sido más que compensada por las medidas previas, y porque los recursos que podrían retirarse se concentran en los quintiles de ingresos más altos. Agrega que, combinando este efecto con los de la recuperación de los ingresos del trabajo y las transferencias gubernamentales, el consumo privado aumentará en torno a 11% el 2021, después de retroceder cerca de 7% en el 2020.

El Informe sostiene que la mayor movilidad y la disparidad sectorial de la recuperación económica también se ha reflejado en el mercado laboral. Así, los últimos datos muestran que se ha recuperado cerca de un tercio de los puestos de trabajo perdidos durante la pandemia. Sin embargo, advierte que el aumento del empleo ha sido más lento en el sector servicios, lo que es relevante por ser más intensivo en mano de obra. En esta misma línea, destaca que este incremento del empleo se ha concentrado en ocupaciones no asalariadas y ha tenido menor impacto en las mujeres. De hecho, en el último año, la tasa de participación femenina ha caído cerca de 9 puntos porcentuales, producto de la dedicación de una proporción importante de ellas a responsabilidades familiares.

 

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA