23 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

  • Ingresado por Mouche, que cada día juega peor y con mayor displicencia, el volante llegado desde Brasil fue clave en el triunfo albo. Anotó el empate con un golazo desde fuera del área y después le puso el balón en la cabeza a Fuentes para el tanto del triunfo sobre una Unión La Calera que no puede con la presión de ser líder y protagonista.

Por EDUARDO BRUNA


No se veía por dónde, pero tal como ocurriera la semana pasada, frente a Coquimbo Unido, este aproblemado Colo Colo volvió a sacar un triunfo de la galera, superando por 2-1 a una Unión La Calera que volvió a defraudar en su pugna por alcanzar a Universidad Católica en el tope de la tabla de posiciones. Para que ello ocurriera fue vital el ingreso de Jara, quien justificó plenamente su ingreso por Mouche, en el minuto 59, para anotar mediante un golazo el empate transitorio y luego meter el medido centro que permitió el ingreso limpio de Fuentes para conectar el cabezazo como dictan los manuales: hacia abajo.

Fue un partido claramente extraño, por sus alternativas cambiantes. Sin hacer nada extraordinario y de nivel, porque claramente no tiene fútbol ni jugadores para eso, Colo Colo fue superior a Unión La Calera en la media hora inicial. De partida, tuvo llegadas a la portería rival, algo que hasta hace poco nada más era tan escaso como el uranio. Sólo que no concretó porque esas posibilidades corrieron por cuenta de Morales, que es un canto a la torpeza y un permanente equivocado a la hora de tomar decisiones.

Con un Mouche que hace rato no existe, Colo Colo superaba a Unión La Calera fundamentalmente gracias al esfuerzo de Costa y a los chispazos interesantes de Solari, que no repitió el buen partido que hizo frente a los coquimbanos, pero que de todos modos fue el mejor instrumento de ataque de un “Cacique” al que no le sobra nada.

Sin embargo, como tantas veces, una desaplicación defensiva alba permitió que Unión La Calera, que hasta ese momento había hecho muy poco, casi nada, abriera la cuenta. Carmona dejó recibir libre a Jeison Vargas y éste, a la entrada del área, con tiempo y espacio metió el disparo rasante que se metió en el rincón más alejado de Cortés.

Y, como tantas veces también, el gol fue como un mazazo para este Colo Colo que, sabiéndose poquita cosa, carece además de esa fortaleza anímica y espíritu guerrero que, más allá de la época, siempre distinguió al “Cacique”. Para colmo, cerca del final de la primera etapa, se lesionó Costa, que estará lejos de ser un dechado de virtudes, pero que trabaja y se esfuerza como pocos. Al parecer un desgarro, porque en su lesión no le cupo intervención a ningún jugador calerano, permitió la entrada del “Mati” Fernández cuando la etapa ya se iba.

Se pensó que Quinteros aprovecharía el descanso para mover sus piezas. De partida, para sacar a un Morales que se marca solo y, sobre todo, a un Mouche que cada día juega peor. No sólo eso: parece estar para nada comprometido con el delicado momento que vive el equipo, porque juega con una displicencia que llega a ser irritante. Pero no ocurrió, y Colo Colo estuvo a punto de pagarlo caro, demasiado caro.

Porque en esos primeros minutos del segundo tiempo fue por momentos zarandeado por una Unión La Calera que esta vez sí parecía asumir con propiedad su condición de candidato al título. Porque de la mano de Castellani, un jugador que no corre mucho, pero que siempre está bien ubicado para jugarla con intención y criterio, el elenco calerano se procuró en esos minutos al menos dos ocasiones clarísimas de anotar. Y si ello no ocurrió fue fundamentalmente por el papel preponderante que le cupo al meta Cortés, que a lo mejor estuvo algo flojito en el disparo de Vargas, pero que después tuvo dos intervenciones para evitar un gol que, tal como estaban las cosas, habría sido lapidario para las pretensiones albas.

Luchar por un vuelco era posible ante esa desventaja mínima, pero remar con dos goles en contra no es una epopeya que uno pueda pensar puede protagonizar este Colo Colo.

Unión La Calera pagó cara esa falta de contundencia y de efectividad. Porque cuando Jara metió ese misilazo, a los 73 minutos, para batir desde fuera del área al meta calerano Martin, fue ahora el cuadro “cementero” que entró al tobogán por el que Colo Colo había transitado. El equipo sintió el golpe. Sintió ese empate que nuevamente frustraba sus sueños de alcanzar al líder -Universidad Católica- y se quedó sin respuestas. Ni físicas ni futbolísticas.

Como todo cuadro chico, y por lo tanto poco acostumbrado a las alturas, el elenco calerano a partir de ese momento jugó como por inercia. Sólo produjo zozobras en un fondo albo que, fruto de la desesperación y el miedo a equivocarse, resuelve de cualquier manera, a veces tirándola simplemente a cualquier parte.

Queda claro que Unión La Calera carece de ese plus para asumir el papel de protagonista y de candidato, porque no puede ser una simple coincidencia que una y otra vez desperdicie las oportunidades que le brinda un líder que hace rato se está cayendo a pedazos.

Colo Colo, esta vez, y como frente a Coquimbo, aprovechó el envión anímico. Ya no podía contar con un Solari absolutamente acalambrado, pero sí podía esperar algo de Jara, ocupando de preferencia la banda izquierda. De hecho, tras un pase del “Mati”, el recién ingresado le metió un buen centro a Parraguez, sólo que este desperdició la oportunidad por no pegarle fuerte y de izquierda, que era lo que correspondía.

Faltando siete minutos para el término del tiempo reglamentario, sin embargo, Unión La Calera volvía a resignar un partido que había comenzado ganando. Tras un tiro de esquina, la pelota le cayó a Jara, esta vez ocupando la banda derecha, y el centro de éste fue tan preciso que más pareció un buen pase. Se la puso en la cabeza a Fuentes, que convirtió un gol que le daba tres puntos de oro a su equipo y un resultado que también se celebraba en San Carlos de Apoquindo, su antigua casa futbolística.

Más con espíritu que con fútbol, Colo Colo sacó el partido adelante. Sigue jugando mal, y a ratos muy mal, eso es cierto. Pero, ¿quién se va a estar fijando en esos detalles cuando la salvación de irse a la Primera B aparece ahora un poco más cercana?

PORMENORES

Campeonato Nacional. Partido pendiente de la fecha 26.

Estadio: Monumental.

Arbitro: Juan Lara.

COLO COLO: Cortés; Rojas (46’ Véjar), Barroso, Falcón, Suazo; Costa (45’ Fernández), Carmona (46’ Alarcón), Fuentes; Solari, Morales (59’ Parraguez), Mouche (59’ Jara).

UNION LA CALERA: Martín; Andía, C. Vilches, García, Wiemberg; Leiva, Seymour (90’ Stefanelli), Castellani (80’ Valencia), Cordero; Vargas y A.Vilches.

GOLES: Para Colo Colo, Jara a los 73’ y Fuentes (cabezazo) a los 83’; para Unión La Calera, Vargas, a los 33’.

Tarjetas amarillas: en Colo Colo, Rojas y Fernández.