13 de junio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

La ausencia de cuatro lesionados y dos suspendidos vaticinaba un desastre en el estadio Nicolás Chahuán. Pero, lejos de eso, el cuadro cementero se puso a la altura del poderoso rival y consiguió un meritorio 2-2.

Por JULIO SALVIAT de El Ágora.

Poco se podía esperar de un equipo que jugaba con más suplentes que titulares frente a uno de los favoritos para quedarse con la Copa Libertadores. Sin embargo, Unión La Calera dejó a un lado los miedos y multiplicó su esfuerzo para primero sorprender y después aguantar al poderoso Flamengo.

La zaga se trizaba por la ausencia de Santiago García, permanente acompañante de Cristian Vilches. En el mediocampo no asomaba ninguno de sus creativos, porque Jorge Valdivia quedó afuera por precaución, mientras Gonzalo Castellani y Esteban Valencia pagaban por sus expulsiones en el partido anterior. Y adelante, dos de sus tres tanques, Octavio Rivero y Andrés Vilches, seguían lamentando sus molestias físicas.

Y aun así, con seis ausencias importantes, Unión La Calera cumplió una actuación más que digna, aunque no le sirva para alimentar ilusiones en la Copa grande de Sudamérica. Incluso llegó a estar en ventaja de dos a cero al promediar el primer tiempo, y después se las arregló de buena manera para evitar que Flamengo repitiera lo hecho en sus dos salidas anteriores: remontar resultados adversos para después imponerse en los minutos finales. Así lo hizo en el 3-2 a Vèlez Sarsfield en Buenos Aires y en la victoria por el mismo marcador ante Liga Deportiva Universitaria en Quito. Esta vez la remontada de los brasileños llegó solamente hasta el 2-2.

La sorpresa llegó temprano. Ya se había revolcado el arquero Gabriel Batista para evitar que un cabezazo de Matías Cavalleri llegara a la red. Pero a la jugada siguiente tuvo que ir a buscar el balón al fondo de su arco después de un furibundo derechazo de Ariel Martínez, que aprovechó una atajada parcial del portero, exigido por un remate de Sebastián Sáez.

Empezó a trabajar Martín Arias, el arquero local, Una gran reacción suya impidió que Gabriel Barbosa, apodado Gabigol, celebrara como tantas veces y después realizó una meritoria contención en un remate de Giorgian De Arrascaeta, un uruguayo de buena pegada.

El despliegue de los caleranos llegaba a ser conmovedor. Con uniforme inédito, de camisetas azules con rayas verticales verdes, parecía otro equipo. Pero no: ahí estaban varios de los de siempre: Simón Ramírez y Eric Wiemberg por las bandas, Sáez y Jeisson Vargas más adelante. Y con ellos, otros menos nombrados pero igual de valisosos: el central Víctor González allá atrás; los volantes Ariel Martínez, Cristian Laba y Nicolás Orellana luchando en el mediocampo; Matías Cavalleri trajinando incansablemente de área a área.

La suma de esos esfuerzos rindió frutos cuando la tercera o cuarta desinteligencia de los centrales cariocas culminó con un còrner y con una desafortunada acción de Willian Arao que terminó en autogol.

El problema es que los caleranos no lograron afirmarse en una ventaja tranquilizadora. Un penal de Martínez a Everton Ribeiro le permitió a Gabigol celebrar después de servir magistralmente la falta. Y casi llega la igualdad minutos después, evitada por Arias manoteando un cabezazo de De Arrascaeta.

Se podía prever que el segundo tiempo resultaría agobiador para Unión La Calera. Flamengo ya aparecía más adaptado a la cancha de pasto sintético y sus jugadores medían más sus entregas y calculaban mejor los botes del balón. Lo que no estaba en sus cálculos era la tendenciosa faena del árbitro colombiano Andrés Rojas Noguera, que se equivocó siempre a favor a los visitantes. Todo eso contribuyó a que el juego se cargara hacia el lado de Arias, que después de evitar que un mal rechazo de Laba se convirtiera en autogol, debió rendirse ante el cabezazo imbarajable del central Arao, que les ganó a todos con su salto en un còrner.

No hubo angustias mayores de ahí en adelante, a pesar del asedio de Flamengo. Remates desviados y una vacilación de Gabigol en la boca del arco contribuyeron a que el marcador no se moviera. Un tiro libre de Vargas, al otro lado, aceleró los latidos de los corazones caleranos, pero la maniobra tampoco se concretó.

Al final quedaron todos contentos: no hubo bochorno para equipo debilitado por las ausencias y el visitante mantuvo su condición de puntero invicto en el Grupo G.

PORMENORES

CANCHA: Estadio Nicolás Chahuán Nazar.

Árbitro: Andrés Rojas Noguera, de Colombia.

UNIÓN LA CALERA (2): Martín Arias, Simón Ramírez (82’, Matías Navarrete), Víctor González, Cristián Vilches, Eric Wiemberg; Cristián Laba (65’, Matías Fernández), Ariel Martínez (60’, Yerko Oyanedel), Nicolás Orellana (82’, Gustavo Iturra), Jeisson Vargas; Matías Cavalleri (65’, Bruno Liuzzi) y Sebastián Sáez. DT: Luca Marogiuseppe.

FLAMENGO (2): Gabriel Batista; Mauricio Isla (82’, Matuzinho), William Arao, Bruno Viana (82’, Ramon), Filipe Luis; Joao Gomes (60’, Pedro Raul), Diego Rivas, Everton Ribeiro, Giorgian De Arrascoeta; Bruno Henrique y Gabriel Barbosa. DT: Rogerio Ceni.

GOLES: 8’, Martínez (ULC); 28’, Arao, autogol (ULC); 31, Gabriel Barbosa, penal (F); 77’, Arao, cabezazo (F).

AMONESTADOS: Martínez, Orellana, Wiemberg e Iturra (ULC); De Arrascaeta y Luis (F).

EXPULSADOS: No hubo.

Revisa los goles del encuentro: