20 de enero 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

De los 72 partidos que han tenido de protagonistas a La Roja y al Scratch, sólo 8 han terminado con victoria chilena. Tres de ellos a nivel de Sudamericano o Copa América ilusionan a la selección de Martín Lasarte: 4-1 en 1956, 4-0 en 1987 y 3-2 en 1993. Esta noche, a las 20:00 en Río de Janeiro, se escribirá otro capítulo de la historia.

Por SERGIO ANTONIO JEREZ de El Ágora.

Para muchas selecciones, Brasil es su “bestia negra”. Un rival difícil de vencer, un equipo al que nadie quiere enfrentar en un partido con puntos en disputa. Por cierto, las razones son de público conocimiento. Brasil es el mayor productor de futbolistas del mundo, en todas las ligas hay jugadores brasileños luciendo sus habilidades y muchos de ellos, incluso, se han nacionalizado para vestir la camiseta de otro país.

Por supuesto, tampoco hay que olvidar la cantidad de títulos que luce la verdeamarelha: cinco mundiales (1958, 1962, 1970, 1994 y 2002), nueve Copa América (1919, 1922, 1949, 1989, 1997, 1999, 2004, 2007 y 2019) y cuatro Copa Confederaciones (1997, 2005, 2009, 2013).

Para Chile no es diferente. Las dos selecciones se han enfrentado 72 veces, sumando partidos oficiales y amistosos y las cifras son terroríficas: Brasil ha ganado 50, 14 han terminado en empate y sólo en 8 oportunidades ha celebrado La Roja. Dos en Clasificatorias mundialistas, tres a nivel de Sudamericano o Copa América y tres en amistosos.

Son esas 8 oportunidades las que alientan a la selección chilena cada vez que tiene que enfrentarse al Scrtach, un rival que en las últimas veces nos toca siempre cuando hemos clasificado a un siguiente paso. De hecho, salvo en el Mundial de 1962, jugado en nuestro país, nos derrotó en semifinales. Porque, curiosa o lastimosamente, en los últimos tres mundiales en que hemos participado nos ha tocado Brasil en la segunda fase: Francia 98, perdimos 4-1; Sudáfrica 2010, caímos 3-0, y en Brasil 2014 nos eliminaron en la tanda de penales, tras igualar 1-1, con disparo de Pinilla en un palo en el minuto postrero.

Esta noche, a las 20:00 horas, en el Olímpico Nilton Santos, en el barrio de Engenho de Dentro de Río de Janeiro, ambas selecciones protagonizarán una nueva historia, que tendrá su propio argumento y en la que toda esa estadística nefasta tendrá su espacio para seguir vigente o para que se rompa.

El reglamento nos puso otra vez frente a la “bestia negra”, tras terminar cuartos en el Grupo A y obligados a enfrentar al primero del Grupo B, el invicto Brasil (3-0 a Venezuela, 4-0 a Perú, 2-1 a Colombia y 1-1 con Ecuador).

Aunque las certezas sólo estarán minutos antes del pitazo inicial del árbitro argentino Patricio Loustau, las probables alineaciones son las siguientes:

Brasil: Alisson; Emerson, Marquinhos, Thiago Silva, Alex Sandro; Everton Ribeiro, Casemiro, Fred; Richarlison, Gabriel Jesús y Neymar.

Martín Lasarte tendría dos opciones, una con línea de cuatro en el fondo, es decir, con Bravo; Isla, Medel, Sierralta, Mena; Pulgar, Aránguiz, Vidal; Sánchez, Brereton y Vargas; y una segunda con tres centrales, con Bravo; Medel, Sierralta, Vegas; Isla, Pulgar, Aránguiz, Vidal, Mena; Sánchez y Vargas.

La ilusión chilena está intacta, como en las citas sudamericanas de 1956, en Uruguay, con victoria 4-1; la de 1987, en Argentina, con un rotundo 4-0, y la de 1993, en Ecuador, con triunfo 3-2. Hitos que, ¿por qué no? podrían repetirse esta noche.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA