28 de noviembre 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

La Fiscalía Nacional Económica (FNE) aprobó, sujeta al cumplimiento de medidas de mitigación estructurales, la operación de concentración entre las sociedades controladoras de VTR y de Claro Chile respecto de sus actividades a nivel local en el rubro de las telecomunicaciones.

La operación da origen a un joint venture entre VTR y Claro para el desarrollo conjunto de servicios fijos (internet, TV de pago y telefonía) y móviles (telefonía, internet, y mensajerías SMS y MMS), respecto de los cuales la Fiscalía descartó la existencia de riesgos unilaterales de aumento de precio o disminución de calidad en el segmento minorista.

En el caso de los servicios de internet fijo, la investigación realizada por la FNE tuvo una mirada dinámica de las condiciones de competencia del mercado, concluyendo que el joint venture será efectivamente disciplinado por la presión competitiva que le ejercerán otros actores incumbentes, como Telefónica y Entel, o nuevos entrantes, como Mundo, tanto a nivel nacional como local. Además, todos ellos, a diferencia de VTR y Claro, cuentan con una ventaja tecnológica al tener redes en fibra óptica, además de poseer planes de expansión relevantes.

Respecto del mercado de TV de pago, la FNE constató que existen otros operadores relevantes que también presionarían competitivamente a la entidad resultante del joint venture y proyectó que las nuevas formas de visualización, como streaming y plataformas over-the-top, lo seguirían haciendo con más fuerza aún en el futuro.

En cuanto a la telefonía fija, los riesgos fueron descartados debido a la importante caída que ha sufrido este segmento en los últimos años.

La autoridad sí advirtió que, de no mediar medidas de mitigación estructurales, la operación generaba un riesgo apto para reducir sustancialmente la competencia en los servicios inalámbricos, debido al posible acaparamiento de espectro radioeléctrico, considerado un insumo esencial para la prestación de servicios móviles.

Para mitigar tal riesgo, VTR y Claro ofrecieron a la FNE diversas propuestas de medidas de mitigación. Luego de la quinta presentación de las partes, la FNE consideró los remedios ofrecidos como efectivos, pues consistían en un paquete de desinversión de espectro factible de ser concursado por la Subsecretaría de Telecomunicaciones en el futuro y capaz de atraer el interés de potenciales compradores.

Adicionalmente, la FNE representó a VTR y a Claro que el joint venture podría infringir una resolución pronunciada por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, en la cual prohibió a VTR y a su controlador participar en la propiedad de compañías operadoras de televisión satelital en Chile.

Ante esto, las partes se comprometieron ante la FNE a cumplir con dicha resolución, traspasando los activos del negocio de televisión satelital de Claro a un agente fiduciario, fuera del ámbito de administración del joint venture, antes de materializarlo, quien será el encargado de desinvertirlos a un tercero independiente de VTR y Claro, dentro de un plazo determinado.