6 de diciembre 2021

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

El general (R) de Carabineros Hermes Soto declaró ayer como testigo en el juicio por el homicidio del comunero mapuche Camilo Catrillanca, indagatoria que también persigue los delitos de obstrucción a la investigación y falsificación de documento público.

Soto declaró que «estaba en Santiago, en mi oficina, atendiendo una audiencia, y recibí un llamado del director de Orden y Seguridad, Christián Franzani, quien me informó de un procedimiento en Ercilla, donde personal de Carabineros había participado en los hechos. Se había efectuado el uso de las armas y en el lugar había una persona lesionada con el carácter de grave», consignó La Tercera.

Tras ser notificado, relató, se comunicó con el ministro del Interior de ese momento, Andrés Chadwick, a quien le toca declarar este jueves como testigo.

De acuerdo a lo declarado por Soto, deslizó a Interior que lo mejor era tomar contacto directo con la PDI para conocer más antecedentes del caso, ya que era la policía a cargo de la indagatoria. Sin embargo, el ex ministro Chadwick le solicitó a él que viajara a la zona a entrevistarse con los cuatro carabineros involucrados para conocer si portaban con cámaras Gopro al momento de los hechos.

«Me entrevisté con los oficiales que estaban ahí y con los miembros de personal que habían estado en el procedimiento; les pregunté a todos reiteradamente si habían llevado las cámaras que debían portar, y ellos me dijeron que no. Uno me dijo que la había dejado en su domicilio, otro que la había dejado en el cuartel”, recordó.

Asimismo, dijo que tras revisar los registros de comunicaciones, «no pudimos encontrar ninguna información que diera cuenta de que hubo un enfrentamiento».

Según el relato del exjefe de carabineros, pasaron tres días del homicidio para que él conociera la verdad luego que uno de los suboficiales del operativo reconociera en su declaración con la PDI que sí contaba con cámara GoPro.

“Se dispuso la baja de estos funcionarios, a raíz de que, habiéndoles preguntado toda su unidad de mando sobre lo ocurrido, incluido el general director, ellos mantuvieron siempre la versión de que no habían llevado cámaras en su equipo de trabajo al lugar, y ocultaron información que era de vital importancia para el proceso. Por lo tanto, se estimó que las faltas eran graves”, testificó.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA