25 de febrero 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Ante el rechazo popular contra la propuesta, el Ministro de Seguridad Nacional de Israel, Itamar Ben-Gvir anunció el aplazamiento, más no la suspensión de la controvertida reforma judicial de Benjamin Netanyahu.

Netanyahu, que está siendo juzgado por corrupción, y sus aliados en el gobierno más derechista de la historia de Israel, son los impulsores de la reforma que, según críticos, «atenta contra el Estado de derecho”.

La reforma prevista por el primer ministro Benjamin Netanyahu ha generado amplio rechazo nacional e internacional. Decenas de miles de israelíes se manifestaron este 27 de marzo frente al Parlamento israelí, mientras los trabajadores lanzaron una huelga nacional este lunes en una en una dramática escalada del movimiento de protesta masiva destinada a detener el plan del primer ministro Benjamin Netanyahu para reformar el poder judicial.

El caos paralizó gran parte del país y amenazó con paralizar la economía. Los vuelos procedentes del principal aeropuerto internacional sufrieron retrasos, grandes cadenas de centros comerciales y universidades cerraron sus puertas, y el mayor sindicato de Israel llamó a sus 800.000 afiliados a dejar de trabajar en la sanidad, el transporte, la banca y otros sectores.

Israel paralizado en protesta por los planes de Netanyahu

Los diplomáticos abandonaron sus puestos de trabajo en las misiones extranjeras, y se esperaba que los gobiernos locales cerraran los centros preescolares y las escuelas. Así como también se esperaba que los gobiernos locales cerraran centros preescolares y recortaran otros servicios. El principal sindicato de médicos anunció que sus afiliados también irían a la huelga.

La creciente resistencia al plan de Netanyahu se produjo horas después de que decenas de miles de personas salieran a las calles para protestar contra el plan. Miles de personas salieran a las calles de todo el país en una espontánea manifestación de ira tras la decisión del primer ministro de despedir a su ministro de Defensa después de que éste pidiera frenar la revisión de la ley.

Al grito de «el país está en llamas», algunos manifestantes encendieron hogueras en la principal autopista de Tel Aviv, cerrando la vía principal autopista de Tel Aviv, cerrando la vía y muchas otras en todo el país durante horas.

Los manifestantes volvieron a concentrarse el lunes ante la Knesset, o Parlamento, convirtiendo las calles que rodean el edificio y el Tribunal Supremo en un mar de banderas israelíes azules y blancas salpicadas de pancartas del Orgullo Arco Iris. Grandes manifestaciones en Tel Aviv, Haifa y otras ciudades atrajeron a miles de personas más.

«Esta es la última oportunidad de detener este avance hacia una dictadura», dijo Matityahu Sperber, de 68 años, que se unió a un grupo de personas que se dirigían a la protesta frente a la Knesset.

No estaba claro cómo respondería Netanyahu a la creciente presión. Algunos miembros de su partido, el Likud, dijeron que apoyarían al primer ministro si hacía caso a las peticiones de detener la reforma.  El plan impulsado por Netanyahu, que está siendo juzgado por corrupción, y sus aliados en el gobierno más derechista de la historia de Israel.

Israel en una de sus peores crisis internas. Ha desencadenado que han galvanizado a casi todos los sectores de la sociedad, incluido el ejército, donde los reservistas públicamente que no servirán a un país que vira hacia la hacia la autocracia.

Deutsche Welle jov (dpae, spiegel).