20 de enero 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

  • El empate sin goles con Cobresal le mantuvo en la zona comprometida del descenso, a la expectativa de otros resultados de este domingo y del partido final que decidirá su suerte frente a La Calera.

Por Daniel Pérez Pavez


El caudal de juego de la U tiene hoy tan escaso volumen que un empate logrado en El Salvador, ante un Cobresal de similares limitaciones y necesidades en el torneo, termina adquiriendo la tonalidad de un “valioso resultado”. La pauperrima campaña de los azules, en todo caso, justifica esa valoración de un punto cuyo beneficio real queda supeditada a otros resultados y al partido decisivo con La Calera que se juega en la última fecha.

En el tránsito de casi dos meses sin ganar ni mostrar un nivel aceptable en la cancha, la U vio caer estrepitosamente sus niveles individuales -Larrivey dejó de hacer goles, Arias perdió consistencia defensiva y Espinoza incluso dejó la titularidad, por ejemplo- y cayéndose a pedazos ahora intenta una salvación de urgencia que, a estas alturas, es una apuesta demasiado alta…

En ese contexto, el empate de este sábado en el norte queda como simple anécdota en el desenlace de este episodio angustioso para los azules. En rigor, la única opción de anotar en el primer tiempo fue de Cobresal, en los pies de Matías Donoso, que fue invalidada por el juez por una falta del delantero.

El partido era parejo e intenso, con agobios naturales por la altitud. De correcto despliegue defensivo, la U prefería protegerse atrás y en ese trajín el arquero De Paul debió salir por una lesión que permitió el ingreso del joven Cristóbal Campos, la gran figura de proyección que hace rato reclama su lugar en el equipo.

Sin embargo, más allá de algunas aproximaciones ofensivas en el segundo tiempo, en um partido muy trabado, ninguno de ambos estuvo realmente cerca de anotar. Cobresal no acertó con el ingreso de Juan Carlos Gaete, muy apagado, y en los universitarios Junior Fernándes nunca fue el asistente dinámico que demanda el estilo de Larrivey.

Como sea, entre las contradicciones que abruman a esta U llena de tensiones y ansiedades, sobre el final se hizo patente una más: en la búsqueda de defensas para agregar a la resistencia de los últimos minutos, el técnico apeló también al venezolano Mago Del Pino, quien todo el año estuvo marginado por distintas cirncunstancias no explicadas públicamente. En definitiva, el empate mantiene a la U en el “limbo”, sin conocer los designios de su futuro. Y esperando que el destino le dé algún impulso salvador y este domingo los demás resultados incumbentes no transformen el 0 a 0 ante Cobresal en un punto de hojalata…

PORMENORES

Estadio El Cobre, El Salvador. Árbitro: Cristian Garay

Cobresal (0): Leando Requena; Mario Pardo, Sebastián Silva, Diego Céspedes, Cristopher Mesías; Felipe Reinero (72′ Varas), Francisco Valdés (70′ Ragusa), Eduardo Farías, Brayan Hurtado (46′ Gaete); Óscar Salinas, Matías Donoso; DT. Gustavo Huerta.

Universidad de Chile (0): Fernando De Paul (62′ Cristóbal Campos); Ramón Arias, Luis Casanova, Osvaldo González; Marcelo Morales (88′ Del Pino), Jonathan Andía (69′ Barrios); Gonzalo Espinoza (87′ Sandoval), Sebastián Ganani, Marcelo Cañete; Joaquín Larrivey, Junior Fernández; DT: Cristian Romero.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA