13 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

A un año del disparo contra la realizadora audiovisual Nicole Kramm en las cercanías de Plaza Dignidad, que le hizo perder la visión de su ojo izquierdo, este jueves decenas de personas de la Coordinadora Feminista 8M y de la Coordinadora de Víctimas por Trauma Ocular llegaron hasta la explanada frente al monumento de Carabineros en la Alameda para exigir justicia en su nombre.

En el lugar, leyeron una carta escrita por la fotógrafa: «Hace un año, un 31 de diciembre del 2019 a las 11:10 de la noche mientras caminaba por estas calles, viví el quiebre más grande de mi vida. Fui agredida cobardemente con un impacto de proyectil desde un piquete de carabineros de Chile que se ocultaba en esas palmeras de aquella plaza frente a ustedes. El lugar estaba totalmente sitiado por ellos, pues es su territorio. Tras el impacto caí al suelo y todo se tornó negro. Arrebataron la visión de mi ojo izquierdo, lo que más cuidaba, mi todo, mi herramienta de trabajo».

Sobre esa noche, relató que «los uniformados apuntaron al grupo con total alevosía e intención de herir. Según rescatistas y testigos en el sector, los agentes estatales estaban haciendo ‘tiro al blanco’ disparando a personas que pasaban caminando por el lugar desde las 10 pm de la noche, una hora y minutos antes de que yo caminara con mi cámara junto a mis amigos y colegas por este lugar. Para nuestra frustración, las nefastas policías de investigaciones aún no han tomado sus declaraciones».

En la misiva, dirigida a familiares, amigas, amigos y compañeras, Nicole Kramm describe que «ha sido un largo camino para sanar y les cuento a cabizbaja que he sentido impotencia, frustración, tristeza y también culpa».

«Muchas veces llegué a sentirme culpable por haber salido esa noche, por haber pasado por este lugar sin advertir que un paco sádico nos intentaría cegar. Lloré incontables veces, pero ahí estuvieron ustedes con contención, apoyo junto al cariño de toda mi familia y tras una larga rehabilitación psicológica entendí que jamás fue mi culpa, el único responsable es el Estado y sus fuerzas del orden, ellos, son culpables de cada agresión y violencia contra nuestras vidas, pues ese estado que debía garantizarnos seguridad, optó por dispararnos a los ojos e internó una guerra fantasiosa en sus cabezas para justificar los ataques contra el pueblo», criticó en la carta.

Asimismo, las personas en el lugar llamaron a terminar con la impunidad y abogaron por «verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición«.

«Queremos que los torturadores, violadores, asesinos y cegadores sean juzgados ante la justicia. Piñera, Mario Rozas, Chadwick y todos sus ministros cómplices y encubridores deben asumir su responsabilidad ante los crímenes de lesa humanidad y pagar con cárcel», concluyeron.