29 de enero 2023

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Luego que la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN) determinara «no autorizar el uso de elementos pirotécnicos» para las celebraciones de año nuevo en Viña del Mar y Valparaíso, el organismo aseguró este viernes que las empresas postularon a las licitaciones a sabiendas de que los productos se encontraban vencidos y que constituyen un riesgo para la seguridad.

«El incumplimiento se debe a que las condiciones de almacenamiento de embalajes -y hay una carta que envía el fabricante de la empresa que le vende a este proveedor- no da fidelidad de los elementos porque la forma en que están almacenados no son las correctas. Eso es lo que echa abajo la autorización por parte del Instituto de Investigación y Control», aseguró el director de la DGMN, el general de Brigada Patricio Carrillo.

En tanto, también advirtió que «la empresa sabe desde el mes de diciembre que estos elementos -mediante la ley anterior-, que es la vigencia de dos años, sabe que se encuentran vencidos. Ellos postularon a las licitaciones a sabiendas que se encontraban vencidos».

«¿Por qué nosotros estamos entregando este resultado tan cerca de las fiestas? Porque hasta el día viernes (23 de diciembre) nosotros cumplíamos la legislación antigua que decía relación con que todo fuego artificial que ingresara al país tenía una vigencia de dos años, y el día viernes -con la modificación del artículo 304 del reglamento complementario a la ley de control de armas, modifica esto y cambia diciendo que el rotulado del fabricante es el que da la vigencia de los fuegos artificiales», agregó.

«Eso da pie a que nosotros podamos revisar los fuegos artificiales que iban a ser utilizados en la fiestas de fin de año. Esto fue el viernes en la tarde, y nosotros el día lunes iniciamos los trabajos de revisión que finalizaron el día de ayer (jueves 29 de diciembre)», explicó.

Asimismo, al ser consultado si es que el uso de estos fuegos artificiales constituyen algún tipo de riesgo, Patricio Carrillo indicó que «nuestra responsabilidad es darle seguridad a la opinión pública, al personal que asiste a estos espectáculos, y este material, constituía un riesgo para la seguridad de quienes podían asistir a estos espectáculos».