6 de febrero 2023

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Los rumores apuntan a una repentina disminución del interés por parte de Fortaleza, porque lo habrían creído jugador libre. Trascendió, también, que el jugador y su representante estarían dispuestos a indemnizar al club para poder partir. Lo efectivo: la Comisión de Fútbol alba se reúne de urgencia este miércoles. Lo concreto: lo mejor, para todos, es que Lucero se vaya sin perjudicar económicamente al Cacique.

Por EL AGORA / Foto: PHOTOSPORT


Los rumores y trascendidos abundan en Colo Colo cuando se trata del rocambolesco caso de Juan Martín Lucero, un jugador que, tras renovar su vínculo con el club hasta el año 2025, luego que el Cacique hiciera efectiva la cláusula de compra del pase a Vélez Sarsfield, decidió unilateralmente, y desconociendo el contrato, partir al Fortaleza, de Brasil.

El primer trascendido señala que, ante la evidencia de un contrato firmado y protocolizado por Lucero, el club del estado de Ceará, y que nuevamente tendrá participación en la Copa Libertadores de este año, habría dejado su interés en punto muerto. El rumor agrega que los dirigentes del Fortaleza habían sido mal informados por el representante del delantero, y que si bien Lucero había firmado un nuevo contrato, éste tenía una cláusula de salida que para cualquier club brasileño no iba a constituir ningún obstáculo insalvable desde el punto de vista económico.

La cláusula de salida efectivamente existe, según se reconoce en Colo Colo, sólo que ésta sólo tendría vigencia a partir del año próximo.

De ser efectivo que Fortaleza quiere quedarse con Lucero, pero no al costo de tener que negociar una transferencia con Colo Colo, a nivel de trascendido también se asegura que el jugador y su representante le estarían ofreciendo al Cacique una indemnización cercana al millón y medio de dólares.

En medio de este inmenso contratiempo, hay sí algo cierto: la Comisión de Fútbol de Colo Colo se reunirá de urgencia durante la mañana de este miércoles 4. Con la presencia de los abogados del club e incluso con algunos integrantes mediante vía telemática, toda vez que, tras un accidentado viaje, el plantel del Cacique ya se encuentra en Argentina, más específicamente en la localidad de Pilar, para hacer su trabajo de pretemporada.

En la oportunidad, tendrá que barajarse rápidamente una salida al caso, porque el tiempo apremia frente a cualquier solución que surja.

Lo más sensato pareciera ser el obtener una satisfactoria indemnización para que, de esa forma, el jugador pueda marcharse y seguir su carrera profesional donde se le dé la gana.

Porque a estas alturas volver a fojas cero, “abuenarse” con Lucero y su representante, y que el jugador se incorpore al plantel para respetar su contrato, no parece ser una salida viable.

Lucero se quedaría a disgusto, y nadie puede retener a un trabajador a contrapelo. Con mayor razón tratándose de fútbol, donde la motivación juega un papel fundamental. Y ni qué decir de los hinchas albos: si el mendocino, pese a sus goles y su rendimiento, nunca alcanzó el nivel de intocable que sí logró Pablo Solari, por ejemplo, ¿cómo podrían bancárselo ahora, cuando para el criterio de ellos Juan Martín Lucero cometió el mayor de los desprecios, casi una traición?