24 de junio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

La mañana del lunes 15 de mayo las y los turcos, especialmente estambulís, se levantaron con una sensación de derrota potente, sintiéndose defraudados por los resultados de la elección presidencial del día anterior. Habían estado segures que ese día podrían comenzar un nuevo período en la historia del país, sepultando para siempre a Recep Tayyip Erdoğan, su actual presidente, como figura política. (la ğ es como la h en castellano así que se pronuncia “Erdoan”).

Pero la cosa no fue tan auspiciosa ni tan fácil como pensaron, porque Erdoğan llegó con un 49.4%, mientras  Kemal Kılıçdaroğlu, el líder de la oposición, alcanzó solo un 45%, lo que llevará a Turquía a una segunda vuelta el 28 de mayo. 

¿Qué ocurrió? 

La gente de Estambul votó predominantemente por la oposición (Kılıçdaroğlu), pero en el interior del país, más tradicional y apegado a la religión, donde probablemente ven a Erdoğan como el hombre fuerte que los guiará, no fue Kılıçdaroğlu el más votado. 

La retórica de Erdoğan durante los últimos dos meses fue que la oposición está organizada, incluso elegida, por Joe Biden y el sistema imperialista norteamericano. En esta excéntrica  y cuidadosamente usada retórica, votar por la oposición turca es lo mismo que votar por Biden. 

¿Entonces, quién es quién en esta segunda vuelta del 28?

Kemal Kılıçdaroğlu es el líder del CHP (Partido Popular Republicano o Cumhuriyet Halk Partisi), uno de los partidos fundadores de la actual República de Turquía, que este año además cumple 100 años.  Un hombre con aspecto de abuelito, bien educado, suave para hablar y que nunca dice nada políticamente incorrecto, nunca se enoja o sube el tono, una persona de consensos. 

Kılıçdaroğlu convenció a 5 otros partidos para formar la Alianza Nacional, donde también recibieron el apoyo de los Kurdos, la izquierda y los grupos ambientalistas, haciendo un total de 13 partidos en apoyo a esta campaña para sacar a Erdogan y la extrema derecha del poder. 

¿Y Erdoğan? 

Erdoğan fundó el partido  AKP (Justicia y Desarrollo o Adalet ve Kalkınma Partisi).  Fue alcalde de Estambul (1994-98), luego primer ministro (2003-14) y presidente desde 2014. En sus años en el poder ha tendido cada vez más al autoritarismo y tratado de convertir a la República de Turquía, que es un país secular desde 1923, en un país donde la religión musulmana esté presente en las decisiones, ya que su partido mantiene la lealtad a través de una narrativa históricamente basada en la religión y el nacionalismo.

Su figura autoritaria no es muy inclinada a la democracia, recordemos que antes de Kılıçdaroğlu el lider natural de la oposición era Ekrem İmamoğlu, alcalde de Estambul, quien fue apresado en diciembre del año pasado y sentenciado a casi tres años por “insultar a la autoridad de estado”.

Sus oponentes acusan a Erdoğan de una grave crisis económica, ya que la inflación se ha disparado y la lira turca se derritió frente al dólar durante meses.

Además, el actual presidente tiene un alto control de los medios de comunicación turcos. “Si tú miras a la transmisión turca de CNN, es propaganda pro-Erdoğan 24 horas. Si miras a la mayoría de los canales más vistos, 24 horas propaganda pro-Erdoğan” dice Kaya Genç, historiador y ensayista turco.

Asimismo, usó esta dominancia en los medios para su discurso post terremotos del 6 de Febrero en el sudeste del país, donde 11 ciudades fueron devastadas y murieron más de 50 mil personas en Turquía y Siria. En ese momento dijo: “Nosotros somos los constructores, ellos son los críticos. … Y nosotros vamos a usar esta gran oportunidad para reconstruir Turquía”. 

De esta manera hizo que los damnificados pagaran por sus nuevas casas.

Sin embargo, Erdoğan no se hizo responsable por las laxas regulaciones en la construcción que llevó a estas casas a quedar destruidas. 

El tercer candidato en los resultados del domingo 14, Sinan Oğan, obtuvo 5,7%. Pese a que lo más probable es que estos votos vayan hacia Erdoğan, las segundas vueltas también pueden ser una sorpresa, al igual que lo fue el resultado del domingo para muches.