Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Equipos de rescate inspeccionan partes de Alemania y Bélgica que fueron devastadas por fuertes inundaciones en busca de sobrevivientes, tras la crecida de ríos que esta semana destruyeron casas y causaron la muerte de 157 personas.

Por lo menos 133 personas murieron en inundaciones ocurridas al oeste de Alemania, en el peor desastre natural del país en más de medio siglo. Eso incluye a 90 muertos en el distrito de Ahrweiler, al sur de Colonia, según la policía. Centenas de personas se mantienen desaparecidas.

Aproximadamente 700 residentes fueron evacuados de sus casas la noche del viernes, tras la ruptura de una represa en la ciudad de Wassenberg, cerca de Colonia, dijeron las autoridades.

“Los niveles de agua se fueron estabilizando la última noche y es posible decir que la situación es estable”. afirmó el alcalde de Wassenberg, Marcel Maurer. “Es muy pronto para decir que estamos libres, pero estamos cautelosamente optimistas”.

En Bélgica el conteo de muertos subió a 24, según el centro nacional de crisis, que está coordinando las operaciones de rescate.

“Lamentablemente presumimos que ese número continuará creciendo en las próximas horas y días”, afirmó el centro en un comunicado. Cerca de 20 personas están todavía desaparecidas.

COMPARTE ESTA NOTA:
COMENTA CON FACEBOOK

LO ÚLTIMO