23 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Pese a encabezar la tabla de posiciones, la Universidad Católica no logra sacudirse de los malos resultados y cayó nuevamente en la recta final del certamen. El elenco de Rancagua ganó merecidamente 2-0.

Por MATÍAS ALCÁNTARA

Aunque suene paradójico, el puntero está en crisis. Y eso se explica porque en el tramo decisivo del campeonato ha bajado considerablemente el nivel futbolístico y porque el rendimiento ha ido a la baja: de los últimos 11 partidos, la Universidad Católica ganó apenas dos (Huachipato e Iquique), empató siete y perdió los últimos dos encuentros, en casa ante Palestino y frente a O`Higgins en Rancagua.

Nadie podría poner en duda los merecimientos del triunfo del cuadro de Dalcio Giovagnoli, que al revés de la UC, ha ido en alza. Alejándose del Fantasma del descenso, que hace un par de meses rondaba por Rancagua, O`Higgins ya piensa en la clasificación a la Copa Sudamericana.

O`Higgins fue muy superior a la UC desde el arranque del partido. No le importó el escenario jabonoso ni las intensas precipitaciones que caían, porque desde el pitazo inicial fue a ahogar a una Católica que le costó nivelar el ritmo que proponían los locales. Imprecisos en las salidas y erráticos en los cruces, los defensores de Holan se vieron constantemente superados.

Por la derecha Castro dejó mareado a Parot y por la izquierda Arancibia le ganó varios duelos a Rebolledo. Por el centro Larrondo ganó todas las pelotas divididas a Huerta, que debe haber jugado uno de sus peores partidos del certamen, y a Salomón, que varias veces intentó saltarse el mediocampo con pases largos que no encontraron destinatarios.

Si el primer tiempo finalizó 1-0, gracias a la excelente definición de Castro a los 34 minutos, fue única y exclusivamente porque Católica cuenta con Dituro, arquero que salva uno o dos goles cantados por partido.

Aún así, Católica casi abrió el marcador en la única llegada clara que tuvo: un remate de Zampedri que se fue apenas elevado. Todo lo demás fue de O`Higgins, que superó a la UC en todas las facetas del juego.

En el complemento O`Higgins entró más contenido, proponiéndole a Católica salir de su campo, seguramente pensando en la velocidad de sus punteros para liquidar de contra. Aunque la tranquilidad no la encontró por esa vía, sino que en un tiro de esquina: Larrondo controló y definió de zurda al ángulo más alejado del meta (62`).

Con el partido en el bolsillo fue más fácil para O`Higgins administrar el balón y ocupar los espacios. Mientras que Católica intentaba darle un giro al encuentro con una serie de modificaciones, que por momentos alteraron el dibujo a línea de tres (el central Salomón jugó en el mediocampo antes de ser reemplazado). Pero los ingresos de Montes, Tapia y Aravena no alteraron ni el trámite ni el marcador.

Católica sigue en la cima de la tabla sólo porque sus escoltas viven un panorama similar. Mientras la Unión Española se bajó hace algunas fechas de la lucha, La Calera ha sido incapaz de ganar cuando ha tenido la oportunidad de llegar hasta arriba.

PORMENORES:

Estadio El Teniente de Rancagua

Árbitro: Fernando Véjar

O’Higgins (2): Batalla; Alarcón, González, Cahais, Cereceda; Castro, Arancibia (66′, Fracchia), Romero, Torrealba; Fernández (88′, Acevedo), Larrondo (80′, Gutiérrez). DT. Dalcio Giovagnoli.

U. Católica (0): Dituro; Rebolledo, Salomón (74′, Cornejo), Huerta, Parot (88′, Aravena), Ñúnez (60′, Asta-Buruaga), Buonanotte, Aued; Lezcano (74′, Tapia), Zampedri, Valencia (60′, Montes). DT: Ariel Holan.

Goles: 1-0: 34′, Castro (OH); 2-0: 62′, Larrondo (OH).

Tarjetas amarillas: Cereceda y Torrealba (OH).