28 de noviembre 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Al menos cinco son los diputados investigados por Ciper, donde revelaron que parientes usan tarjetas para cargar bencinas con platas fiscales.

Según detallaron, los involucrados serían la diputada Claudia Mix (Comunes), Cristóbal Urruticoechea (Republicano), Boris Barrera (PC), Viviana Delgado (Ecologista Verde) y el ex diputado Diego Paulsen (RN).

En concreto, la esposa de Urruticoechea, Tamara Küpfer Moller, ha utilizado  la tarjeta 38 veces, además de su hijo, Ignacio Urruticoechea, quien ha cargado bencina en estaciones de servicio de Concón y Santiago.

Manuel Almendras Quezada también usó la tarjeta del diputado el 19 de octubre de 2020, siendo en ese tiempo candidato a concejal por la comuna de Los Ángeles como independiente en lista de RN.

Por su parte, la hija de Claudia Mix, Catalina Martínez, también figura utilizando dinero del fondo fiscal para bencina entre diciembre de 2021 y mayo de 2022, gastando un total de $160.000. Además, un funcionario de la Municipalidad de Maipú, que no figura como su asesor, usó más de $600.000 de su tarjeta entre agosto de 2019 y agosto de 2021.

En 2020, Barrera perdió una de sus tarjetas, la que fue encontrada por alguien que cargó $1,7 millones en combustible en autos desconocidos en tres regiones del país. El parlamentario comentó esta situación a la Cámara de Diputados, pero no se realizó una denuncia ante la justicia.

Reacciones

Mediante un comunicado, la diputada Claudia Mix, reiteró que “no poseo licencia de conducir ni cuento con un conductor, por tanto mis traslados siempre los realiza otra persona y corresponden estrictamente a mis funciones como diputada”.

“Por otro lado, quiero aclarar que el auto que está inscrito, y al que hace alusión la nota, es mi vehículo personal, el cual se ocupa para varias tareas legislativas y distritales en las cuales debo estar presente”, sostuvo. 

Por otro lado, el diputado Boris Barrera, señaló que “En nuestro caso, nos robaron la tarjeta y surgieron fallas en el sistema de la empresa que surte de combustibles, ya que ellos son los que tienen que comprobar que la patente corresponda a la de la tarjeta y lo que sucedió acá es que no coincidían, me imagino, porque nosotros prácticamente tuvimos que hacer la investigación, pedir los videos para demostrar que no éramos nosotros quienes habíamos hechos esas cargas y que era imposible que un auto pueda cargar cien mil pesos en una oportunidad”. 

El diputado Tomás Lagomarsino, explicó el funcionamiento del sistema de las tarjetas, y expresó que “uno tiene una tarjeta que está individualizada con la patente y con el combustible que va a cargar si es gasolina o diésel y uno tiene que dictar el kilometraje, Rut de quien está cargando y una clave”.

“Desconozco estrictamente el procedimiento, pero uno tiende a pensar en la buena fe de que si esto se va a ocupar es justamente para actividades parlamentarias, es decir, cuando uno se moviliza a su territorio, cuando uno va a sectores alejados. Obviamente hay parlamentarios cuyas regiones son muy grandes, y obviamente estos datos son revisados por una oficina de auditoría interna de la Cámara”, dijo.